image_pdf

¿Por qué es importante el internacionalismo de la vacunas de China? [1]

Qiao Collective

El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, lo calificó como “la mayor prueba moral” a la que se enfrenta el mundo en la actualidad. El Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom, advirtió de un “fracaso moral catastrófico” cuyo precio se pagaría con las vidas de los habitantes de los países más pobres del mundo.

Estas advertencias sobre la distribución desigual de las vacunas a nivel mundial han quedado relegadas a un segundo plano; en su lugar, vuelve a circular el intercambio optimista sobre la “vuelta a la normalidad” mientras los ciudadanos del Norte Global hacen cola para recibir la tan esperada vacuna COVID-19. Pero la normalidad, como siempre, es relativa: los defensores de la salud pública advierten que algunos países ni siquiera podrán comenzar sus campañas de vacunación hasta 2024.     

El apartheid de las vacunas está aquí, y revela una vez más las formas en que nuestro mundo sigue estructurado por los binarios geopolíticos del colonialismo, el capitalismo y el racismo. La People’s Vaccine Alliance informa que los países ricos han comprado suficientes dosis para vacunar a sus poblaciones tres veces más. Sólo Canadá ha pedido suficientes vacunas para cubrir a cada canadiense cinco veces. Hasta el mes de marzo, Estados Unidos acaparaba decenas de millones de vacunas de AstraZeneca -aún no aprobadas para uso doméstico- y se negaba a compartirlas con otros países (sólo bajo una inmensa presión, la administración Biden anunció que enviaría dosis a México y Canadá). Los funcionarios israelíes, alabados por haber suministrado una primera dosis a más de la mitad de sus ciudadanos, han comparado su responsabilidad de vacunar a los palestinos que viven bajo el apartheid con la obligación de los palestinos de “cuidar de los delfines en el Mediterráneo”. La Unión Europea ha ampliado las controvertidas “opciones de prohibición” que permiten a los Estados miembros bloquear las exportaciones de vacunas a naciones no pertenecientes a la UE. Mientras tanto, países como Sudáfrica y Uganda pagan por las vacunas entre dos y tres veces más que la UE.      

Mientras el Norte Global acapara reservas de vacunas a nivel mundial, China –junto con otros estados muy denostados como Rusia y Cuba– está modelando una práctica muy diferente del internacionalismo en materia de vacunas. Hasta el 5 de abril, el Ministerio de Asuntos Exteriores informó de que China había donado vacunas a más de 80 países y exportado a 40 más. La empresa de análisis científico Airfinity informó que hasta el 1 de junio de 2021, China había compartido 323.3 millones de vacunas de fabricación nacional con otros países a través de donaciones y exportaciones. En cambio, la UE había exportado 143.8 millones y Estados Unidos unos míseros 7.5 millones de vacunas, a pesar de ser el mayor fabricante de vacunas del mundo. China también se ha asociado con más de 10 países en la investigación, desarrollo y producción de vacunas, incluida una vacuna conjunta en colaboración con Cuba.  

El reparto de vacunas por parte de China ha supuesto un salvavidas para los países del Sur Global con bajos ingresos, que se han visto superados por las naciones ricas que se apresuran a acumular vacunas de fabricación occidental. Las donaciones a países africanos como Zimbabue y la República de Guinea, que recibieron 200.000 dosis de Sinopharm en febrero, han permitido a estos países iniciar la distribución de vacunas para los trabajadores médicos y los ancianos en lugar de esperar meses o incluso años para acceder a las vacunas a través de otros canales. Justo una semana después de que Joe Biden descartara compartir vacunas con México a corto plazo, el país finalizó un pedido de 22 millones de dosis de la vacuna china Sinovac para cubrir la escasez crítica.

Además, la ayuda china en materia de vacunas ha llegado a países aislados de los mercados mundiales por las sanciones y embargos impuestos por Estados Unidos y sus aliados. En marzo, China donó 100.000 vacunas a Palestina, una medida elogiada por el Ministerio de Sanidad palestino por permitir la inoculación de 50.000 trabajadores sanitarios y ancianos de Gaza y Cisjordania que no han podido acceder a la distribución de vacunas israelíes. Venezuela, con muchos de sus activos en el extranjero congelados por las sanciones de Estados Unidos, recibió 500.000 vacunas donadas por China en un gesto elogiado por Nicolás Maduro como muestra del “espíritu de cooperación y solidaridad” del pueblo chino. La política internacional de China en materia de vacunas sigue el patrón general de la ayuda de China en los primeros tiempos de la pandemia, que de manera similar equipó a las naciones de bajos ingresos y carentes de sanciones con las herramientas para combatir la pandemia en casa. 

Ante una pandemia mundial que la alianza estadounidense ha utilizado como garrote político contra China, el internacionalismo vacunal chino ha sido una consecuencia natural de su filosofía de cooperación y solidaridad mutuas. Desde la rápida secuenciación del genoma vírico y su inmediata puesta a disposición de los investigadores de todo el mundo, hasta el envío de delegaciones médicas a decenas de países de todo el mundo, la respuesta de China a la pandemia se ha guiado por un simple axioma de solidaridad global. Xi Jinping convirtió a China en la primera nación en comprometerse a hacer de la vacuna contra el COVID-19 un bien público mundial en mayo de 2020, lo que significa que cualquier vacuna china se produciría y distribuiría sobre una base no rival y no excluyente. En un contraste revelador, ese compromiso se produjo justo cuando el presidente Donald Trump amenazó con congelar permanentemente la financiación de Estados Unidos a la OMS en un intento de castigar a la organización por atreverse a trabajar en cooperación con los funcionarios sanitarios chinos. El ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, ha enfatizado de manera similar la solidaridad con las vacunas, instando a sus colegas en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en febrero que “la solidaridad y la cooperación es nuestra única opción”. Wang reprendió a los países que, según señaló, están “obsesionados con politizar el virus y estigmatizar a otras naciones” e imploró que la distribución mundial de vacunas sea “accesible y asequible para los países en desarrollo”. El historial de China hasta la fecha demuestra que está trabajando para cumplir con la elevada retórica que sus funcionarios han utilizado para implorar la solidaridad mundial para derrotar la pandemia

Debido a que el internacionalismo vacunal de China modela una forma de cooperación multilateral más allá del alcance de la hegemonía de Estados Unidos, se ha enfrentado a una implacable propaganda mediática diseñada para presentar los esfuerzos de vacunación de China como turbios, manipuladores e inseguros. En noviembre de 2020, el Wall Street Journal anunció alegremente que Brasil había suspendido los ensayos de la vacuna Sinovac tras un “evento adverso grave”. Jair Bolsonaro, el presidente brasileño de derecha y aliado de Trump, lo declaró una “victoria”. Los observadores casuales asumirían razonablemente que había graves problemas de seguridad con la vacuna china; solo una lectura más atenta llenaría el contexto crucial, que la causa de la muerte del participante fue en realidad un suicidio. En enero se utilizó una artimaña similar, cuando los titulares anunciaron que un voluntario peruano había muerto en medio de un ensayo de vacunas de Sinopharm. Una vez más, detrás de los salaces titulares había un detalle crucial: el voluntario, que murió por complicaciones del COVID-19, había recibido el placebo en lugar de la vacuna. 

El caso de Brasil es particularmente instructivo: un experimento preliminar para vacunar a todo un municipio de Serrana con CoronaVac de China redujo las muertes por COVID-19 en un 95%. La noticia de la eficacia de CoronaVac en Brasil llega tras meses de obstrucción política al despliegue de la vacuna china por parte del régimen derechista de Bolsonaro.

A medida que un estudio tras otro muestra la eficacia de las vacunas chinas y rusas, los medios de comunicación se han volcado en pintar la ayuda y las exportaciones de vacunas como una forma peligrosa de “diplomacia de las vacunas”. Human Rights Watch describió sin sentido la ayuda a las vacunas de China como un “juego peligroso”, citando conspiraciones sobre el desarrollo de la investigación de las vacunas fabricadas en China. El New York Times se preguntaba si China lo había hecho «demasiado bien» contra el COVID-19, afirmando que el gobierno estaba «sobreexportando vacunas fabricadas en China en un intento de expandir su influencia a nivel internacional». Un titular tras otro se lamentaba de que China estaba «ganando» en la diplomacia de las vacunas, dejando claro que los expertos occidentales ven las vidas de los pueblos del Sur Global como peones en un juego de suma cero que sólo se valora en la medida en que promueven los intereses de la hegemonía occidental.  

Algunos defensores afirman que el prejuicio contra las vacunas chinas se basa tanto en la geopolítica como en las nociones racistas de los conocimientos científicos. Achal Prabhala, coordinador del proyecto AccessIBSA, que coordina el acceso a la medicina en India, Brasil y Sudáfrica, dijo que «el mundo entero -no sólo Occidente- se muestra incrédulo ante la idea de que la ciencia útil en esta pandemia pueda provenir de lugares que no son occidentales». Sin embargo, destacó la importancia de las vacunas chinas e indias como «tabla de salvación» para los países de ingresos bajos y medios, tanto para subsanar las carencias de vacunas en el mundo en desarrollo como para ser un «garrote útil» en las negociaciones con las farmacéuticas occidentales.

A pesar de los tópicos de los medios de comunicación sobre la «diplomacia de las vacunas» de China, es Estados Unidos, y no China, el país cuyas empresas farmacéuticas emplean tácticas de explotación para beneficiarse de las ventas de vacunas. Pfizer, por ejemplo, ha sido acusada de «intimidar» a los gobiernos latinoamericanos en sus negociaciones de venta de vacunas, pidiendo a los países que pongan edificios de embajadas y bases militares como garantía para reembolsar cualquier coste futuro de los litigios, lo que ha llevado a países como Argentina y Brasil a rechazar la vacuna directamente. Uno sólo puede imaginar la histeria de los medios de comunicación que se produciría si Sinopharm fuera sorprendida exigiendo bases militares en el extranjero como garantía para sus exportaciones de vacunas. Pero como es una empresa estadounidense, el neocolonialismo médico de Pfizer ha sido absuelto y ha pasado por debajo del radar.

A pesar de las acusaciones de oportunismo chino en materia de vacunas, es Estados Unidos quien ha politizado su reciente incursión en la exportación de vacunas. Durante su primera reunión con los líderes de la «Cuadrilateral», una alianza antichina comparada con la OTAN y formada por Estados Unidos, Australia, India y Japón, Joe Biden anunció su intención de utilizar la alianza para producir mil millones de vacunas para distribuirlas en Asia en un intento explícito de contrarrestar a China. Es revelador que mientras China hace hincapié en la cooperación global a través de canales como COVAX (al que ha donado 10 millones de dosis) la OMS y el programa de vacunación de las fuerzas de paz de la ONU, Estados Unidos persigue la diplomacia de las vacunas a través de una alianza militar altamente politizada diseñada para contener a China. Del mismo modo, a pesar de la elevada retórica de la administración Biden sobre su liderazgo sobre un «orden basado en normas» mundial, es Estados Unidos quien ha violado una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que exige un alto el fuego militar mundial para facilitar la cooperación en materia de pandemia con los recientes ataques aéreos en Siria.   

Tal vez lo más atroz sea que Estados Unidos y otras naciones ricas han bloqueado una propuesta de exención de la Organización Mundial del Comercio sobre las restricciones a la propiedad intelectual que permitiría a los países del Sur Global fabricar versiones genéricas de las vacunas COVID-19. Propuesto por Sudáfrica e India con el respaldo de China, Rusia y la mayoría de las naciones del Sur, la obstrucción del Norte Global a las exenciones de propiedad intelectual de las vacunas en la OMC deja claro que el statu quo del apartheid de las vacunas no es un accidente, sino un producto de la política deliberada de las naciones occidentales para poner los beneficios de sus empresas farmacéuticas por encima de las vidas de los pobres del mundo. En un intento de salvar las apariencias, el gobierno de Biden anunció en mayo su aparente apoyo a la renuncia a las restricciones de propiedad intelectual en la producción de vacunas. Sin embargo, tras siete meses de obstrucción por parte de Estados Unidos, es poco probable que el cambio de opinión de la administración Biden dé resultados inmediatos, y los expertos afirman que la propuesta de India y Sudáfrica podría permanecer atascada en la negociación de la OMC durante meses.

Con los países del Norte Global haciendo acopio de vacunas y los expertos advirtiendo de que pueden ser necesarias nuevas rondas de vacunación para combatir las variantes del COVID-19, la escasez de vacunas críticas ha llegado para quedarse. El poder de fabricación y la política macroeconómica de China la sitúan en una posición que le permite seguir siendo el líder mundial en la producción de vacunas. En abril, la empresa china Sinovac anunció que había alcanzado la capacidad de producir la friolera de 2.000 millones de dosis de CoronaVac al año, gracias en parte a los esfuerzos del gobierno del distrito de Pekín por garantizar a la empresa terrenos adicionales para la producción de vacunas. La producción de vacunas en China se basa en el exitoso modelo de intervención y coordinación estatal mediante el cual las empresas estatales y las privadas se unieron para construir hospitales, fabricar EPI y coordinar el suministro de alimentos durante el brote de febrero de 2020 en China.

Las políticas de vacunas impulsadas por China frente a las de Estados Unidos y sus aliados sirven de microcosmos para dos visiones del mundo muy diferentes: mientras que China ha insistido en la solidaridad global para derrotar la pandemia, el mundo occidental se ha negado a aliviar las presiones de su régimen neocolonial. Mientras que China apoya las ofertas de equidad en materia de vacunas en la OMC y la ONU, el Norte Global está reforzando el apartheid de las vacunas en aras de los beneficios empresariales. Estas diferencias por sí solas deberían bastar para acabar con las afirmaciones vacías que convierten el conflicto entre Estados Unidos y China en una cuestión de «imperialismos en competencia». 

Xi Jinping subrayó al principio de la pandemia de COVID-19 el compromiso de «proteger la vida y la salud de la gente a toda costa». No cuando sea rentable, no cuando sea geopolíticamente conveniente: a toda costa. La obstrucción occidental a los esfuerzos en pro de la equidad en las vacunas impulsados por China, Cuba, Sudáfrica y otras naciones del Sur Global no hace sino revelar el cálculo muy diferente que rige el continuo régimen neocolonial de Occidente.

[1] Tomado de: https://www.qiaocollective.com/en/articles/vaccine-internationalism

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email