image_pdf

Los incisivos filos de las luchas feministas

Leonardo Meza Jara

En la historia reciente, el feminismo es uno de los territorios de lucha más activos y más productivos en la izquierda. La fuerza y el empuje de esta lucha ha tomado un impulso desbordante. Los motivos éticos, sociales y políticos que sustentan las causas de las mujeres son prácticamente incuestionables. A lo largo del siglo XXI, de una o de otra forma, el feminismo irá transformando la vida en occidente, en donde aún predomina un lastre histórico de machismo y misoginia. Estamos hablando de una transformación histórica que resulta mayúscula y profunda en las décadas por venir.

En sus contenidos y en sus formas, las luchas feministas son filosas e incisivas. Son filosas porque cortan de manera tajante con las formas de vida que le han dado continuidad a la dominación masculina durante siglos.  Son incisivas porque penetran a profundidad en el bloque hegemónico del machismo, para fisurarlo y romperlo desde su raíz. En este sentido, los aportes del feminismo van mucho más allá de lo ideológico y lo político, y se instalan en un horizonte cultural e histórico de largo alcance.

En los párrafos siguientes se analizan diez cualidades que se hacen presentes en las filosas e incisivas luchas de las mujeres:

1.-  El feminismo ha construido un conjunto de estrategias que trazan con solidez caminos de ida y vuelta entre la teoría y la práctica militante.  Los respaldos y acompañamientos que van del mundo intelectual y de la academia universitaria hacia las luchas de las mujeres en las calles, se han multiplicado en los últimos años. Cientos de libros, artículos, conferencias, ponencias, documentales, etc. se han producido alrededor de las luchas feministas.  También por cientos, se pueden contabilizar las marchas, las protestas, las tomas de edificios y otro tipo de actos que se hacen presentes en el feminismo del siglo XXI.  Los caminos de ida y vuelta que van de la teoría a la práctica en la militancia feminista, son una de las mayores fortalezas de este movimiento en la actualidad.

2.- Uno de los aportes más significativos del movimiento de las mujeres tiene que ver con las transformaciones del lenguaje que se reflejan en las formas de vida cotidiana. Transformar el lenguaje implica transformar las formas de vida que están habitadas por la historia y la cultura heredadas de la dominación masculina. Entre sus objetivos, las militantes del feminismo pretenden transformar las formas de vida que cultural e históricamente han sido masculinizadas, y para avanzar en este plano han construido un arsenal lingüístico para resignificar al mundo. La transformación política del mundo mirado por los ojos de las mujeres, implica necesariamente una resignificación lingüística y semiótica.    

3.- En las escuelas de cuadros de la izquierda, destacan los espacios de formación del feminismo. Estas escuelas de cuadros son uno de los territorios más productivos en la formación de la militancia desde la izquierda. De forma horizontal y dialógica, en las escuelas de cuadros donde se forman las mujeres de la izquierda se ha construido un espacio de diálogo y reflexión permanente, en el que participan las integrantes de la vieja guardia y las generaciones más jóvenes.  El diálogo y el debate intergeneracional, deja en claro que hay un proceso de enraizamiento y ramificación del feminismo, que ha fortalecido las luchas de las mujeres.

4.- El feminismo tiene una configuración ideológica y una potencia política que se muestran consistentes. Los motivos ideológicos y la fuerza política que sustentan la lucha de las mujeres son un amplio abanico que mantiene su vigencia: en los reclamos contra los feminicidios y la violencia de género,  en las luchas por la legalización del aborto,  en las resistencias contra el pin parental, en las protestas para detener la violencia sexual en contra de las niñas(os),  en el rechazo de candidaturas que traen consigo una carga machista y/o misógina, en la exigencia para ocupar espacios de poder y laborales en igualdad de circunstancias ante los hombres, etc.  Los motivos ideológicos y las causas políticas de las luchas feministas se han ido construyendo dialécticamente en las diversas coyunturas que han sido convulsivas en los últimos años.  Las mujeres se han ido apropiando de su propia historia. Y esta manera de apropiarse de su historia, está conectada de manera profunda con la dialéctica heredada del marxismo. Las luchas feministas destilan la vigencia del marxismo.

5.- Con meridiana precisión, las mujeres han identificado y analizado puntualmente a los enemigos contra los que luchan. Esto le ha dado claridad y precisión a la definición de estrategias de lucha del feminismo. Las mujeres han elaborado herramientas teóricas y prácticas para deconstruir a sus enemigos, que se ubican lo mismo en la izquierda (el macho progre) que en la derecha (el doctrinario de provida). Las feministas son habilidosas e ingeniosas para desnudar y exhibir las miserias de sus enemigos.  Muchas de las veces, quienes se enfrentan a las militantes de este movimiento quedan sometidos a un conjunto de razonamientos y argumentaciones, que se convierten en una avalancha difícil de ser superada.

6.- Las feministas han ido elaborando formas de lucha que van de lo político a lo jurídico y viceversa. Recientemente, las luchas para legalizar el aborto han reinventado las maneras en que las mujeres se posicionan en ambos territorios. Las luchas para legalizar el aborto han mostrado una diversidad de estrategias que se desplazan de forma habilidosa entre los territorios de lo político y lo jurídico. Politizar la justicia levantando las banderas de las causas feministas y legislar en torno a los contenidos políticos para feminizarlos, para darles el reconocimiento y la fuerza que les han sido arrebatadas a las mujeres. Los flancos abiertos de la lucha de las mujeres son un tejido permanente que se desplaza entre las calles y los recintos donde se cambian las leyes.

7.- En las luchas del feminismo del siglo XXI, son muy notorias las capacidades intelectuales, las habilidades y las destrezas de las mujeres, que se muestran superiores a las de los hombres. Queda claro que las mujeres no necesitan a los hombres para luchar por sus propias causas e intereses.  En las luchas feministas aplica una premisa que nos resulta incómoda a los hombres:  Si no ayudas, no estorbes. Las mujeres han demostrado que dominan las formas de luchar en las redes sociales y las formas de luchar a ras de tierra. En los andaderos que van de las luchas virtuales a las luchas en las calles, las mujeres han reelaborado las estrategias de la guerra de guerrillas. Esto les ha permitido a las mujeres ganar numerosas batallas y ocupar territorios que se han ido feminizando. En estos momentos, puede hablarse con solvencia de la feminización de las redes sociales y la feminización de las luchas de la izquierda a ras de tierra.

8.- En las estrategias de lucha de las mujeres, se han abierto caminos en los que se entrecruzan los contenidos políticos y los contenidos estéticos. En las luchas de la izquierda en el siglo XXI, las feministas han estetizado lo político y han politizado lo estético a través de: la poesía, las canciones de protesta, el performance, el cine, el teatro, las artes plásticas, la danza, etc. A veces con una crítica que resulta doliente por los actos de violencia cometidos en contra de las mujeres, otras veces de manera mordaz y sarcástica, las feministas han logrado construir un territorio en el que se muestra la belleza que atraviesa lo político y la justicia que transcurre a través de lo estético.  En el espacio donde se entrecruzan la belleza y la justicia del feminismo, estas luchas han logrado construir una sensibilidad política y estética que se desplegará en las décadas por venir.

9.-  En este momento histórico, la mayor radicalidad de las luchas en la izquierda se manifiesta en el feminismo, que ha crecido exponencialmente en América Latina. La evolución de las luchas de las mujeres en esta región del mundo es cualitativa y cuantitativa. Respecto al contenido de sus reclamos, el feminismo ha tomado una densidad y un peso que se manifiesta directamente en su potencia ideológica y política.  Es aquí, que se hace manifiesto el crecimiento cualitativo de las luchas de las mujeres.  A su vez, el número de simpatizantes y militantes de las causas del feminismo se ha multiplicado en los años recientes.  En lo cualitativo y lo cuantitativo, los avances del feminismo se han convertido en una piedra en el zapato para muchos, incluido el proyecto político del lópezobradorismo.

10.- Derivado del crecimiento cualitativo y cuantitativo de las luchas de las mujeres en América Latina, se han hecho manifiestas una diversidad de posturas del feminismo, que van de una radicalidad exaltada que converge con el anarquismo, a posturas progresistas que se desplazan ideológicamente entre la izquierda y el centro. Las diferencias ideológicas y políticas entre las diversas posturas del feminismo, dejan en claro la problematicidad abierta que se hace manifiesta en las luchas de la izquierda.  En términos dialécticos, esta diversidad muestra las fortalezas y las debilidades de este movimiento en su evolución histórica. Desde luego, que esta diversidad problemática ha enriquecido y fortalecido el diálogo y el debate entre las militantes del feminismo.  A su vez, esta diversidad deja en claro que este movimiento no es un solo bloque hegemónico, sino que es una forma de hacer política que se inscribe en una problematicidad que se extenderá de maneras diversas a lo largo del siglo XXI.