image_pdf

Patricio Lumumba (1925-1961).

Sean Jacobs[1]

“África escribirá su propia historia y tanto en el norte como en el sur será una historia de gloria y dignidad” (Lumumba, 1960)

Patricio Lumumba fue primer ministro, durante sólo siete meses, de un Congo recién independizado, entre 1960 y 1961, antes de ser asesinado, el 17 de enero de 1961. Tenía treinta y seis años.

Sin embargo, la corta vida política de Lumumba –como la de figuras como Thomas Sankara y Steve Biko, que tuvieron vidas igualmente cortas– sigue siendo una piedra de toque para los debates sobre lo que es políticamente posible en el África postcolonial, el papel de los líderes carismáticos y el destino de la política progresista en otros lugares.

Los detalles de la biografía de Lumumba se han memorizado, cortado y pegado sin cesar: ex trabajador postal en el Congo Belga, se convirtió en político después de unirse a una rama local de un partido liberal belga. A su regreso de un viaje de estudios a Bélgica organizado por el partido, las autoridades tomaron nota de su creciente participación política y lo arrestaron por malversación de fondos de la oficina de correos. Cumplió doce meses de prisión.

El historiador congoleño Georges Nzongola-Ntalaja –que estaba en la escuela secundaria durante el ascenso y el asesinato de Lumumba– señala que los cargos fueron inventados. Su principal efecto fue radicalizarlo contra el racismo belga, aunque no contra el colonialismo. Cuando fue liberado en 1957, Lumumba, que ya era vendedor de cerveza, fue más explícito sobre la autonomía congoleña y ayudó a fundar el Movimiento Nacional Congoles, el primer grupo político congoleño que renegó explícitamente del paternalismo y el tribalismo belga, pidió sin reservas la independencia y exigió que las vastas riquezas minerales del Congo (explotadas por empresas multinacionales belgas y euroamericanas) beneficiaran primero a los congoleños.

Para la opinión pública belga –que se burlaba de las diferencias étnicas congoleñas, infantilizaba a los africanos y a finales de los años 50 todavía tenía un plan de treinta años para la independencia del Congo– los pronunciamientos de Lumumba y del Movimiento Nacional Congoles fueron una sorpresa.

Dos meses después de su liberación de la prisión, en diciembre de 1958, Lumumba se encontraba en Ghana, por invitación del Presidente Kwame Nkrumah que había organizado la seminal Conferencia de los Pueblos de toda África. Allí, mientras otros nacionalistas africanos que presionaban por la independencia política le escuchaban, Lumumba declaró:

“Los vientos de libertad que actualmente soplan en toda África no han dejado indiferente al pueblo congoleño. La conciencia política, que hasta hace muy poco estaba latente, se está manifestando y asumiendo una expresión exterior, y se afirmará aún con más fuerza en los próximos meses. De este modo, estamos seguros del apoyo de las masas y del éxito de los esfuerzos que estamos realizando.”

Los belgas concedieron a regañadientes la independencia política a los congoleños y dos años más tarde, tras una victoria decisiva del Movimiento Nacional Congoles en las primeras elecciones democráticas, Lumumba se encontró elegido como primer ministro y con derecho a formar gobierno. Un líder más moderado, Joseph Kasavubu, ocupó el cargo, en su mayor parte ceremonial, de presidente congoleño.

El 30 de junio de 1960, día de la independencia, Lumumba pronunció lo que ahora se considera un discurso intemporal. El rey belga, Boudewijn, abrió el procedimiento alabando el régimen asesino de su tatarabuelo Leopold (ocho millones de congoleños murieron durante su reinado de 1885 a 1908), como benevolente, destacó los supuestos beneficios del colonialismo y advirtió a los congoleños: “No comprometan el futuro con reformas precipitadas”. Kasavubu, como era de esperar, agradeció al rey.

Luego Lumumba, sin encontrarse programado, subió al podio. Lo que sucedió después se ha convertido en una de las declaraciones más reconocibles de desafío anticolonial y un programa político postcolonial. Como el escritor y crítico literario belga Joris Note señaló más tarde, el texto original francés no tenía más de 1.167 palabras. Pero cubría mucho terreno.

La primera mitad del discurso trazó un arco desde el pasado hasta el futuro: la opresión que los congoleños tuvieron que soportar juntos, el fin del sufrimiento y el colonialismo. La segunda mitad trazó una visión amplia y llamó a los congoleños a unirse en la tarea que tenían por delante.

Lo más importante era que los recursos naturales del Congo beneficiarían primero a su pueblo: “Veremos que las tierras de nuestro país natal beneficien realmente a sus hijos”, dijo Lumumba, y añadió que el reto era “crear una economía nacional y asegurar nuestra independencia económica”. Los derechos políticos serían reconcebidos: “Revisaremos todas las viejas leyes y las convertiremos en nuevas leyes que serán justas y nobles”.

Los congresistas congoleños y los que escuchaban por radio estallaron en aplausos. Pero el discurso no le sentó bien a los antiguos colonizadores, a los periodistas occidentales, ni a los intereses mineros de las multinacionales, a las élites compradoras locales (sobre todo a Kasavubu y a los elementos separatistas del este del país), al gobierno de Estados Unidos (que rechazó las súplicas de ayuda de Lumumba contra los belgas reaccionarios y los secesionistas, obligándolo a recurrir a la Unión Soviética), e incluso a las Naciones Unidas.

Estos intereses encontraron un cómplice dispuesto en el camarada de Lumumba: el ex periodista y ahora jefe del ejército Joseph Mobutu. Juntos trabajaron para fomentar la rebelión en el ejército, avivar los disturbios, explotar los ataques a los blancos, crear una crisis económica y finalmente secuestrar y ejecutar a Lumumba.

La CIA intentó envenenarlo, pero finalmente se decidió por políticos locales (y asesinos belgas) para hacer el trabajo. Fue capturado por el ejército amotinado de Mobutu y llevado a la provincia secesionista de Katanga, donde fue torturado, disparado y asesinado.

Tras su asesinato, algunos de los camaradas de Lumumba, en particular Pierre Mulele, ministro de educación, controlaron parte del país y siguieron luchando con valentía, pero finalmente fueron aplastados por mercenarios estadounidenses y sudafricanos. (En un momento dado, el Che Guevara viajó al Congo en una fallida misión militar para ayudar al ejército de Mulele).

Esto dejó a Mobutu, bajo el disfraz de anticomunismo, para declarar un estado unipartidista, represivo y cleptómano, y gobernar, con el consentimiento de los Estados Unidos y los gobiernos occidentales, durante los siguientes treinta años.

En febrero de 2002, el gobierno de Bélgica expresó “su profundo y sincero pesar y sus disculpas” por el asesinato de Lumumba, reconociendo que “algunos miembros del gobierno, y algunos actores belgas de la época, tienen una parte irrefutable de responsabilidad en los hechos”.

Una comisión gubernamental también escuchó el testimonio de que “el asesinato no podría haberse llevado a cabo sin la complicidad de oficiales belgas apoyados por la CIA, y concluyó que Bélgica tenía una responsabilidad moral por el asesinato”.

Lumumba tiene hoy una tremenda fuerza semiótica: es un avatar de los medios sociales, un meme de Twitter, y una fuente de citas inspiradoras –un héroe perfecto (como Biko), sin ser contaminado por ninguna política real. Incluso está libre del tipo de críticas reservadas a figuras como Fidel Castro o Thomas Sankara, que se enfrentaron a algunas de las contradicciones inherentes a sus propios regímenes a través de medios antidemocráticos.

Como tal, Lumumba divide los debates sobre estrategia política: a menudo se le ridiculiza como un líder meramente carismático, un buen orador con muy poca visión estratégica.

Por ejemplo, el famoso escritor de ficción histórica belga David van Reybrouck en su An Epic History of a People, Lumumba aparece caracterizado como un pobre táctico, sin carácter estatal, y más interesado en la rebelión y la adulación que en el gobierno. Se le acusa de no dar prioridad a los intereses occidentales.

La denuncia de Lumumba del rey belga en junio de 1960, por ejemplo, sólo sirvió para envalentonar a sus enemigos, argumenta Van Reybrouck. Lumumba también es criticado por sus críticos occidentales por recurrir a la Unión Soviética después de que los Estados Unidos lo hayan rechazado.

Pero como ha argumentado el escritor Adam Shatz: “No está claro cómo… en sus dos meses y medio de mandato, Lumumba podría haber lidiado de manera diferente con una invasión belga, dos levantamientos secesionistas y una campaña americana encubierta para desestabilizar su gobierno”.

Más poderoso quizás es cómo Lumumba opera sin problemas como una figura de desafío. A medida que la decepción con los movimientos de liberación nacional en África (en particular, Argelia, Angola, Zimbabwe, Mozambique y, más recientemente, el Congreso Nacional Africano de Sudáfrica) se instala, y nuevos movimientos sociales (#OccupyNigeria, #WalktoWork en Uganda, el más radical #FeesMustFall y las luchas por la tierra, la vivienda y la atención de la salud en Sudáfrica) comienzan a tomar forma, las referencias y las imágenes de Patrice Lumumba sirven como un llamado a las armas.

En el Congo, país natal de los Lumumba, los ciudadanos de a pie luchan actualmente contra los intentos del presidente Joseph Kabila de burlar la constitución (sus dos mandatos terminaron en diciembre, pero se negó a dimitir). Cientos de personas han sido asesinadas por la policía y miles han sido arrestadas. Kabila, que heredó la presidencia de su padre, que derrocó a Mobutu, aprovecha la debilidad de la oposición, especialmente el poder de la etnia (a través de la política de patronazgo) para dividir políticamente a los congoleños. En esto, Kabila se limita a emular a los colonos belgas y a Mobutu.

Aquí el legado de Lumumba puede ser útil. El Movimiento Nacional Congoles de Lumumba era el único partido que ofrecía una visión nacional –en lugar de étnica– y un medio para organizar a los congoleños en torno a un ideal progresista. Tal movimiento y tales políticos son escasos en el Congo en estos días.

Pero la historia de Lumumba ofrece no sólo una invitación a revisar el potencial político de los movimientos y corrientes del pasado, sino también oportunidades para abstenerse de proyectarse demasiado en líderes como Lumumba que tenían una vida política complicada y que no llegaron a enfrentarse al desorden del gobierno poscolonial. También significa tratar a los líderes políticos trágicos como seres humanos. Tomar en serio el consejo del politólogo Adolph Reed Jr. sobre Malcolm X:

“Era como el resto de nosotros –una persona normal– cargada con conocimientos imperfectos, fragilidades humanas e imperativos conflictivos, pero sin embargo tratando de dar sentido a su historia muy específica, tratando sin éxito de trascenderla, y luchando para empujarla en una dirección humana”.

Es quizás entonces cuando podemos empezar a hacer realidad el deseo crítico de Patricio Lumumba, quizás como auto-reflexión, que escribió en una carta desde la prisión a su esposa en 1960:

“Llegará el día en que la historia hable. Pero no será la historia la que se enseñe en Bruselas, París, Washington o las Naciones Unidas. Será la historia que se enseñará en los países que se han liberado del colonialismo y sus títeres. África escribirá su propia historia y tanto en el norte como en el sur será una historia de gloria y dignidad”.

[1] Tomado de https://africasacountry.com/2017/01/patrice-lumumba-1925-1961