image_pdf

Frantz Fanon, uno de los grandes intelectuales revolucionarios del siglo XX*

Cornel West

Frantz Fanon es el mayor intelectual revolucionario de la mitad del siglo XX. También es el más relevante para el siglo XXI. Su genialidad teórica, su arte literario y su valor político son innegables. Y su integridad personal, honestidad al por mayor y tenacidad autocrítica son indiscutibles. Al igual que la revolución del bebop de Charlie Parker en la música moderna, las obras y el testimonio de Frantz Fanon alteraron y destrozaron los paradigmas imperantes en la filosofía, la cultura y la política modernas. Al igual que el intelecto sonoro subversivo de Nina Simone, Frantz Fanon hizo ineludible la confrontación con las realidades históricas de la descolonización. En resumen, es una figura destacada en nuestra época neoliberal y neocolonial porque arrojó una luz sobre el reverso aterrador y terrorífico del imperialismo europeo de la supremacía blanca, una luz que nos permite seguir el rastro de cómo esos pollos han vuelto a casa para dormir en todo el mundo.

Los condenados de la tierra (1961) fue el testamento de Fanon –a la tierna edad de 36 años– de su vocación profética. Esta vocación estaba motivada por un profundo amor a los pueblos colonizados y se basaba en un profundo amor por la verdad de sus acciones y sufrimientos. En los primeros momentos de este libro clásico y perenne, escribe: “La descolonización, por lo tanto, implica la necesidad urgente de desafiar a fondo la situación colonial. Su definición puede, si queremos describirla con precisión, resumirse en las conocidas palabras: ‘Los últimos serán los primeros’. La descolonización es la verificación de esto”. Su alusión bíblica a Jesús (Mateo 20:16) y la declaración revolucionaria de una «lucha asesina y decisiva» entre el colonizador y el colonizado, el ocupante y el ocupado, nos hace enfrentarnos a la violencia desnuda y a la fuerza bruta del poder asimétrico de los dominadores sobre los dominados. Fanon no nos permitirá comenzar nuestra discusión con la contra-violencia de los oprimidos, sino con el terror y el trauma de la violencia estructural y el horror cotidiano que se dispara a través de las realidades coloniales para la preciosa gente común.

Cuando Fanon afirma que “el mundo colonial es un mundo compartimentado”, nos obliga a reconocer que el colonialismo es una guerra bárbara sostenida contra los pueblos colonizados sancionada por los valores occidentales. “Ahora resulta que cuando los colonizados escuchan un discurso sobre la cultura occidental desenfundan sus machetes o, al menos, comprueban que los tienen a mano… En el período de descolonización, las masas colonizadas se dedican a despreciar esos mismos valores, los colman de insultos y los vomitan”. La acusación de Fanon contra el colonialismo europeo es algo más que un elegante rechazo epistémico del eurocentrismo o un mero momento nietzscheano de oposición contra una visión dialéctica de la liberación.

Más bien, Fanon está profundizando, refijando y “estirando ligeramente” el análisis marxista al casar una crítica implacable del capitalismo depredador y sus tentáculos imperiales con un análisis impulsado por el Imperio de una supremacía blanca de tipo bélico que impregna las propias almas de los sujetos coloniales, así como da forma a todas las esferas de la sociedad colonial. Como un gran músico de jazz, Fanon promulga y encarna modos de contrapunto que fusionan creativamente la crítica de Karl Marx a las economías capitalistas, la filosofía de la guerra de Carl von Clausewitz (con la adición de la guerra de guerrillas de Mao Tse-Tung), las ricas nociones de François Tosquelles (y hasta cierto punto de Jacques Lacan) sobre la sociogenia y la terapia del medio, y, sobre todo, los inimitables ejemplos de Aimé Césaire (maestro, mentor y compañero de lucha por la libertad en Martinica) y Jean-Paul Sartre.

Fanon es, ante todo, un revolucionario cuyo arte en el lenguaje, la palabra y la praxis política nos invita a resistir y derrocar todas las formas de dogma y dominación que subyugan a los pueblos oprimidos. (Obsérvese su «oración final» en Piel negra, máscaras blancas [1952]: «¡Oh, cuerpo mío, hazme siempre un hombre que cuestione!»). Esta intensa energía socrática –alineada con lo que él llama “autocrítica africana”– da lugar a un internacionalismo exhaustivo que pasa por una auténtica conciencia nacional. “La autoconciencia no significa cerrar la puerta a la comunicación. La filosofía nos enseña, por el contrario, que es su garantía. La conciencia nacional, que no es nacionalismo, es la única capaz de darnos una dimensión internacional… Es en el corazón de la conciencia nacional donde se establece y prospera la conciencia internacional”. El internacionalismo revolucionario de Fanon –como el de Karl Marx, C.L.R. James, Rosa Luxemburg, Ella Baker, Albizu Campos, B. R. Ambedkar, Emma Goldman o su camarada Ali Shariati– nunca redujo la riqueza intelectual de la historia europea únicamente a los despiadados crímenes europeos contra la humanidad, especialmente contra los pueblos del Tercer Mundo. Incluso va más allá,

Todos los elementos para una solución de los grandes problemas de la humanidad existieron en un momento u otro en el pensamiento europeo. Pero los europeos no actuaron en la misión que les fue designada…

El Tercer Mundo debe recomenzar una nueva historia del hombre que tenga en cuenta no sólo las ocasionales tesis prodigiosas mantenidas por Europa, sino también sus crímenes…

Además, si queremos responder a las expectativas de los europeos, no debemos devolverles una reflección, por muy ideal que sea, de su sociedad y de su pensamiento que periódicamente les enferma incluso a ellos.

Por Europa, por nosotros mismos y por la humanidad, camaradas, debemos empezar de nuevo, desarrollar una nueva forma de pensar y esforzarnos por crear un hombre nuevo.

Para Fanon, el internacionalismo revolucionario –antiimperialista, anticapitalista, anticolonialista, antipatriarcal y antisupremacista– da lugar a un nuevo humanismo que prima las necesidades psíquicas, sociales y políticas de los pueblos pobres y trabajadores, una solidaridad y universalidad desde abajo.

Las mujeres deben tener la misma importancia que los hombres… en la vida cotidiana, en la fábrica, en las escuelas y en las asambleas.

Si el gobierno nacional quiere ser nacional debe gobernar por el pueblo y para el pueblo, para los desheredados y por los desheredados. Ningún líder… puede reemplazar la voluntad del pueblo, y el gobierno nacional, antes de preocuparse por el prestigio internacional, debe devolver la dignidad a todos los ciudadanos, amueblar sus mentes, llenar sus ojos con cosas humanas y desarrollar un paisaje humano para el bien de sus habitantes ilustrados y soberanos.

Sin embargo, el internacionalismo revolucionario y el nuevo humanismo de Fanon fueron traicionados por las nuevas burguesías nacionales de todos los rincones del mundo. En su famoso y todavía muy relevante capítulo, «Desventuras de la conciencia nacional» (uno de los favoritos que recuerdo en nuestras intensas discusiones con los camaradas del Partido Pantera Negra en los años 60 y 70), predijo acertadamente que la «lucha por la democracia contra la opresión del hombre emerge gradualmente de una confusión universalista y neoliberal para llegar, a veces laboriosamente, a una demanda de nación. Pero la falta de preparación de las élites, la ausencia de vínculos prácticos entre ellas y las masas, su apatía y, sí, su cobardía en el momento crucial de la lucha, son la causa de trágicas pruebas y tribulaciones”. En nuestro tiempo –nuestro momento Obama y sus secuelas– este trágico percance neoliberal se ha convertido en una reacción fascista neoliberal. El gran Dinero –Wall Street, Silicon Valley y la gran tecnología (así como el Gran militarismo), filtrado a través del Pentágono y el Departamento de Estado– está en el asiento del conductor. La fea supremacía blanca es la cara pública. Y el patriarcado, la homofobia y la transfobia se desbocan.

La frase más conocida de la obra canónica de Fanon es la primera línea de «Sobre la cultura nacional»: “Cada generación debe descubrir su misión, cumplirla o traicionarla, en relativa opacidad”. Digamos de nuevo -con seguridad y firmeza- que las burguesías nacionales de los últimos 60 años, desde que apareció el libro de Fanon, han traicionado efectivamente su misión revolucionaria. Su «universalismo neoliberal» ya no puede ocultar y disimular su capitulación ante el gran Dinero, el gran militarismo y el centrismo político. Además, sus niveles de corrupción, la falta de responsabilidad, la codicia, el narcisismo y la represión de quienes amenazan su poder han superado cualquier transformación fundamental.

El contexto argelino de Fanon dio lugar a sus fascinantes aunque a veces objetables formulaciones sobre el potencial revolucionario del lumpenproletariado, el campesinado o incluso el efecto catártico de la lucha armada para los pueblos colonizados. Sin embargo, sus afirmaciones cruciales sobre la necesidad de fuertes mecanismos de responsabilidad para los líderes, la necesidad de una educación política autocrítica para los ciudadanos y las instituciones cívicas que atienden los traumas y los trastornos mentales son irrefutables. Al igual que su maestro, Maurice Merleau-Ponty, Frantz Fanon es uno de los pocos grandes intelectuales revolucionarios que siempre conectó lo psíquico y lo político, lo existencial y lo económico, lo espiritual y lo social.

En nuestro momento actual de decadencia imperial y decrepitud capitalista (ya sea en los EE.UU., China o Rusia) –incluyendo nuestra emergencia ecológica, la escalada del neofascismo y la xenofobia generalizada (contra los musulmanes, árabes, judíos, y los pueblos LGBTQ+), así como la profunda supremacía blanca, el espíritu de Fanon se manifiesta más en mi contexto imperialista estadounidense en las alas internacionalistas revolucionarias del movimiento Black Lives Matter y el movimiento Palestinian Lives Matter, alineados con los esfuerzos de Boicot, Desinversión y Sanciones. Sin embargo, la tarea de la descolonización completa y la democratización total con opciones socialistas genuinas sigue sin terminar. No traicionemos nuestra misión, al igual que Frantz Fanon nunca vendió su alma ni traicionó su vocación profética.

* https://mronline.org/2021/12/08/cornel-west-on-frantz-fanon-one-of-the-great-revolutionary-intellectuals-of-the-20th-century/?fbclid=IwAR2k6DzfVjCU_aHcya-CvQPCNkqW80isqyfY8diC8k9zHtlWO7jVnhb0hPA