image_pdf

Del “Pacto por México” al “Sí por México”: las entrañas del neoliberalismo

Leonardo Meza Jara

El “Sí por México” es un “Pacto por México” cuya lógica es la variabilidad estratégica del neoliberalismo

No son casuales las similitudes entre las formas de nombrar los proyectos políticos del “Pacto por México”, que fue impulsado durante el sexenio de Peña Nieto, y el “Si por México”, que se desdobla hacia el proceso electoral del 2021. En ambos proyectos se identifican las maneras de construir acuerdos entre los actores económicos y políticos que operan a favor del neoliberalismo. 

Las formas de impulsar el neoliberalismo en México son un “pacto” en continuo movimiento, que a veces resulta más visible o menos visible. Los pactos entre los poderes económicos y los poderes políticos, requieren ser desentrañado de manera permanente. Las formas en que estos poderes han coincidido y pactado en proyectos comunes (como la construcción de candidaturas, el diseño e implementación de campañas de desprestigio contra la izquierda y, los acuerdos para impulsar reformas y políticas públicas) son estratégicamente variables, y quedan sujetos a una transformabilidad permanente. 

El proyecto de “Sí por México” es un “Pacto por México”, construido en una coyuntura diferente, bajo condiciones también diferentes, aunque con objetivos que resultan muy similares: Apropiarse de los espacios de poder político para construir desde ellos plataformas que posicionen los intereses del neoliberalismo y, diques que impidan los avances de la izquierda. 

Es posible identificar similitudes entre las estrategias neoliberales del “Pacto por México” y el “Sí por México”, pero también se pueden identificar variaciones. El neoliberalismo es un laboratorio económico y político que ha sido un territorio de experimentaciones permanentes en las últimas décadas. Desde la lógica neoliberal, Chile, México, Brasil, Argentina y otros países de América Latina, han sido concebidos como territorios de experimentación económica, política y social del neoliberalismo. 

Se enumeran enseguida un conjunto de coincidencias y diferencias que se identifican en ambos proyectos políticos: 

  1. A) Los acuerdos entre los operadores partidistas y empresariales del neoliberalismo suceden alrededor de las coyunturas electorales, en los momentos previos o posteriores de estas coyunturas. El “Pacto por México” tuvo lugar después del triunfo del PRI en 2018, no fue entonces un proyecto electoral, sino un proyecto gubernamental que tomó la forma de una coalición poselectoral. El proyecto de “Sí por México” es evidentemente electoral, y pretende que los candidatos comunes del neoliberalismo accedan a las posiciones de poder en el 2021. Los procesos electorales son el pivote a partir del cual los operadores del neoliberalismo movilizan sus intereses económicos y políticos, en la búsqueda de los espacios de poder formal de las instituciones (el poder ejecutivo, el poder legislativo y el poder judicial). 
  2. B) Los acuerdos entre los operadores empresariales y políticos del neoliberalismo pueden tener lugar de forma secreta o de forma pública. Hay momentos en que a estos operadores les resulta conveniente mantener sus conversaciones y sus acuerdos bajo la secrecía. En las pláticas iniciales que dieron lugar al “Pacto por México”, los diálogos entre Peña Nieto y los líderes del PRI, el PAN y el PRD, se dieron en secreto, procurando evitar las filtraciones a la prensa. Hay otros momentos en que los operadores del neoliberalismo deciden actuar abiertamente para posicionarse en plataformas mediáticas que les resultan convenientes. Lo que comienza a verse en la operación de “Sí por México” es una actuación abierta y deliberada, que se muestra como preámbulo electoral de la oposición a Morena hacia el 2021. 
  3. C) Los actores que han operado a través del “Pacto por México” y de “Sí por México” son los mismos, los líderes del PRI, el PAN, el PRD y los integrantes del sector empresarial. Aunque la convocatoria del “Pacto por México” fue lanzada por el presidente Peña Nietro después de su triunfo electoral en 2018, y la convocatoria de “Sí por México” ha sido lanzada por el sector empresarial hacia el arranque del proceso del año entrante. En esta parte, se identifica una adaptabilidad de los operadores del neoliberalismo a roles que pueden ser diferentes, según las condiciones de la coyuntura y las circunstancias que envuelven a la misma. 
  4. D) Derivado del punto anterior, se identifica una adaptabilidad de los actores del neoliberalismo en las coyunturas que les pueden ser adversas o convenientes. En el momento actual, con el desprestigio que arrastran los partidos opositores a Morena (el PRI, el PAN y el PRD), algunos de los actores del sector empresarial han jugado los roles que les corresponden a los actores partidarios. La variabilidad y el desplazamiento de los roles políticos y los roles económicos que juegan los operadores políticos del neoliberalismo, posee una lógica experimental. No hay un manual, ni un conjunto de reglas cerradas en las maneras de hacer política bajo los intereses del neoliberalismo.  
  5. E) En un principio, cuando tuvieron lugar las reuniones secretas entre los impulsores del  “Pacto por México”, los alcances de este acuerdo político no eran del todo claros, así lo deja ver el análisis que a este respecto realizan Saúl López Noriega y Rodrigo Velásquez en el libro “Pacto por México” (FCE, 2018):

“La semilla del Pacto por México, por tanto, como suele suceder en la política, fue la combinación del azar junto con un olfato político para detectar la oportunidad que ofrecía este singular giro de la rueda de la fortuna… Al principio, las conversaciones fluyeron por separado, con cada uno de los líderes de estas agrupaciones (PAN, PRI y PRD). Pronto las tres partes entendieron que había condiciones para cuajar un pacto de gran calado y, al contrario de otros acuerdos similares pero fallidos, el contexto era también propicio para obtener resultados puntuales.” 

De manera similar a lo sucedido en el “Pacto por México”, en este momento, los alcances de la agenda de “Sí por México”, tampoco son del todo claros en los planos electoral y gubernamental. De lo anterior, se puede deducir que los acuerdos políticos a partir de los cuales se apuntalan los intereses neoliberales son inciertos en sus contenidos electorales y/o gubernamentales. 

Respecto a esto último, las acciones estratégicas de la izquierda resultan fundamentales para detener los embates del neoliberalismo. La lógica estratégica del neoliberalismo, que implica una variabilidad permanente en los tiempos, las acciones y los roles asumidos por los actores de esta fuerza política, amerita una respuesta también variable por parte de la izquierda electoral. Estamos hablando de un juego de ajedrez político que resultó variable y complejo en las elecciones de 2018, y que resultará también variable y complejo en el 2021. 

 

Apuntes para desentrañar las estrategias políticas del neoliberalismo en México

Un día después de asumir la presidencia, el 2 de diciembre de 2012, Enrique Peña Nieto encabezó la presentación del “Pacto por México” acompañado de los presidentes de los partidos políticos de mayor presencia en el país: Gustavo Madero del PAN, Cristina Díaz Salazar, presidenta Interina del PRI, y Jesús Zambrano del PRD. Los firmantes de este acuerdo presentaron una agenda de trabajo de 95 líneas de acción organizada en 5 rubros: sociedad de derechos y libertades, crecimiento económico, empleo y competitividad, seguridad y justicia, transparencia y combate a la corrupción y, gobernabilidad democrática.

Después de las reformas realizadas durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, las reformas del sexenio de Peña Nieto son las de mayor peso en la instauración del neoliberalismo en México. La reforma educativa, la reforma energética y la reforma de telecomunicaciones, que se realizaron en 2013, son algunos de los cambios generados a partir del “Pacto por México”. 

Los alcances del acuerdo impulsado por el gobierno de Peña Nieto, no estaban considerados en los planes iniciales de gobierno. Los efectos derivados de este pacto, fueron resultado del azar y del cabildeo de los operadores políticos del peñanietismo en los meses de la transición. La plataforma del “Pacto por México”, que permitió las reformas neoliberales del sexenio anterior, fue alimentada por un conjunto de condiciones coyunturales que le trajeron beneficios específicos a la cabeza visible del PRI, Enrique Peña Nieto, y a los líderes del PAN y el PRD, Gustavo Madero y Jesús Zambrano. Sin duda, Madero y Zambrano se empoderaron a partir de la firma del “Pacto por México”. La interlocución directa con el poder presidencial les generó dividendos políticos que explotaron a lo largo del sexenio. 

Otro grupo de beneficiarios directos del “Pacto por México”, son las organizaciones empresariales, que fueron actores directos en las reformas neoliberales del peñanietismo. En el caso de la reforma educativa derivada del “Pacto por México”, ha quedado demostrada la influencia de organizaciones como Mexicanos Primeros, que son un puente entre los intereses empresariales y los intereses gubernamentales. Esto último lo deja en claro Dolores J. Hernández Rosas en el artículo: “Incidencia de Mexicanos Primeros en la Educación Pública” (publicado en el libro: “El cartel de la reforma educativa. Redes conceptuales, institucionales y operativas”, Universidad Pedagógica Nacional, 2019): 

“Sin duda alguna, Mexicanos Primero ha logrado incidir directa y eficazmente en la reforma educativa de 2013, en la definición de la agenda educativa, en el diseño e implementación de la políticas educativas de la educación en México… Las estrategias y formas de operación que ha utilizado Mexicanos Primero para incidir en las políticas educativas y la educación pública, no se manifiestan en una única posición, tampoco en una sola dirección, Mexicanos Primero ha logrado combinar hábilmente diversas estrategias, desde las negociaciones de alto nivel, pasando por la presión y la colaboración…” 

La actuación de Mexicanos Primero en la reforma educativa derivada del Pacto por México, no se percibe a simple vista. El artículo de Hernández Rosas desentraña con precisión las maneras a partir de las cuales Mexicanos Primero influyó en la reforma educativa del sexenio anterior. Desde luego que los empresarios han sido un actor central en la creación y el impulso de Mexicanos Primero. Desde su fundación en el año 2007, en el Consejo Directivo de esta organización han participado prominentes empresarios: Claudio X. González Guajardo, copropietario de Kimberly Clark y padre de Claudio X. González Laporte; Carlos Slim, accionista mayoritario del grupo CARSO; Agustín Coopel Luken, Presidente y Director general de tiendas Coopel; Emilio Azcárraga Jean, Presidente del Grupo Televisa; Daniel Servijte, Director General del Grupo Bimbo; Carlos Hank González, Presidente del Grupo Financiero Banorte y; Alejandro Ramírez Magaña, dueño de Cinépolis, entre otros varios. 

Cuando se dio a conocer públicamente el “Pacto por México”, el 2 de diciembre de 2012 en el Castillo de Chapultepec, los empresarios movían los hilos de su poder económico y político para influir de manera determinante en las reformas neoliberales del peñanietismo a través de organizaciones como Mexicanos Primero. 

Entre los empresarios que han sido parte del Consejo Directivo de Mexicanos Primero, se identifican al menos dos que financiaron la Operación Berlín, una campaña mediática para desprestigiar a López Obrador durante el proceso electoral del año 2018. Agustín Coopel Luken (dueño de las tiendas Coopel) y Alejandro Ramírez (propietario de Cinépolis) financiaron la campaña antiAMLO en las pasadas elecciones federales. El escritor Ricardo Sevilla Gutiérrez denunció públicamente la manera en que fue financiada la operación Berlín: 

«En octubre de 2016 fui reclutado por Enrique Krauze, director de Letras Libres y pagado por Coppel, a través de la A.C. Colección Isabel y Agustín Coppel, una asociación que presume estar comprometida “con la investigación y difusión del arte contemporáneo”… Pero Grupo Coppel no fue el único que participó en la denostación mediática del entonces candidato de Morena. También hubo otros “patrocinadores”… Por el columnista del periódico “El Financiero” (Fernando García Ramírez) nos enteramos que el empresario Alejandro Ramírez, dueño de Cinépolis, también formaba parte vertebral del proyecto antipejista…» («“Krauze operó contra AMLO”. Testimonio sobre la insidia», Aristegui Noticias, 17 de marzo de 2019). 

La capacidad económica de los empresarios les ha permitido financiar un conjunto de proyectos para resguardar e impulsar sus intereses económicos y políticos. En el caso de la Operación Berlín, se puede identificar la presencia de acciones que tienen cualidades conspirativas para detener y/o golpear los avances electorales de la izquierda. Según el artículo de Hernández Rosas (Ibidem.), las acciones a partir de las cuales Mexicanos Primero y otras organizaciones han influido en las acciones de gobierno son diversas. Enseguida se analizan estas acciones: 

  1. A)  La presencia de “negociaciones de alto nivel” con autoridades federales, legisladores y gobernadores, que le han permitido estas organizaciones de la sociedad civil un cabildeo sistemático con los poderes gubernamentales y con otros actores. En los últimos años, el cabildeo directo de los empresarios y de las organizaciones civiles que promueven los intereses del empresariado ha aumentado considerablemente. Lo anterior deja ver la relevancia que han tomado las formas de hacer política de la clase empresarial durante el neoliberalismo. La convocatoria que tiene como base al proyecto electoral de “Sí por México”, para que el PAN, el PRI y el PRD procuren la formación de alianzas para posicionar candidatos en las elecciones del 2021, es un ejemplo del cabildeo político recurrente realizado por los empresarios. 
  2. B) La construcción de “redes, alianzas y coaliciones”, que se forman entre los empresarios y las organizaciones de la sociedad civil. La manera en que se han formado las redes entre el sector empresarial y la sociedad civil, indica una diversidad de formas organizativas y una variabilidad constante. Al analizar el poder que se ha formado entre los empresarios y la sociedad civil, se identifican un conjunto de organizaciones que son diversas y que funcionan variablemente en su configuración política y jurídica: Organizaciones no gubernamentales (ONG), Fundaciones, Asociaciones Civiles, Instituciones de Asistencia Privada, Organizaciones Filantrópicas,  etc. 
  3. C) El diseño y la implementación de “campañas de comunicación” que fueron intensivas, antes y durante el sexenio de Peña Nieto. El documental “De panzazo”, que se produjo en alianza entre Mexicanos Primero y Televisa, es una de las diversas campañas de comunicación que tienen por objetivo apuntalar las reformas neoliberales en el sector educativo y en otros rubros. 
  4. D) La realización de “estudios e investigaciones” que han dado lugar a la formación de alianzas entre los empresarios y los intelectuales. A raíz de los estudios e investigaciones realizados por encargo de Mexicanos Primero y por otras organizaciones que se agruparon en la Coalición Ciudadana por la Calidad de la Educación (CCAE), hacia finales del gobierno de Felipe Calderón e inicios del gobierno de Peña Nieto se generó la campaña mediática “Muévete por la educación”, en la que participaron diversos intelectuales, entre los que destacan: Silvia Schmelkes, Gilberto Guevara Niebla, Ricardo Raphael, Blanca Heredia, Denise Dresser, Lorenza Villa, Lever, Luis F. Aguilar, Lucrecia Santibáñez, Olac Fuentes Molinar, Patricia Ducoing, Pedro Flores Crespo y Soledad Loaeza. Los acuerdos entre los intelectuales y el sector empresarial, que se deslizan a través de organizaciones como Mexicanos Primero y el CCAE, son poco visibles y es necesario entonces visibilizarlos.
  5. E) La “intervención directa” en la creación de proyectos concretos que se aplican en la educación y en otros sectores. Uno de los ejemplos de intervención directa es el caso de la Fundación Teletón, que ha venido a suplir responsabilidades del Estado que son parte del sector salud y del sector educativo. La Fundación Teletón es uno de los proyectos más exitosos del neoliberalismo, en el diseño y la implementación de un conjunto de acciones que se desarrollan entre el asistencialismo empresarial y el posicionamiento mediático de Televisa, los empresarios y los gobiernos que juegan el papel de donantes. 
  6. F) La puesta en marcha de “litigios estratégicos” en contra del Estado y de otras instancias de gobierno, con la finalidad de resguardar y/o pugnar por los intereses empresariales. Un ejemplo a este respecto son los 147 recursos de amparo que fueron interpuestos por diversos actores en contra de la construcción del Aeropuerto de Santa Lucía. Entre las organizaciones que promovieron estos amparos se identifican las siguientes: Causa Común, la Comisión Mexicana de Derechos Humanos, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), el Consejo General de la Abogacía Mexicana, Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, y México Unido Contra la Delincuencia. Hacia finales del 2019, los diferentes amparos interpuestos en contra de la construcción del aeropuerto de Santa Lucía fueron desechados. Pero la estrategia neoliberal del litigio, que traslada la lucha de lo político hacia lo jurídico ha sido una constante. 

A manera de conclusión, se identifican un conjunto de rasgos, que se hacen presentes en las estrategias políticas que han sido implementadas por los actores del neoliberalismo en México. Los rasgos identificados enseguida son un territorio que resulta clave en las luchas contra el neoliberalismo, que tendrán lugar de forma reiterada a lo largo del siglo XXI:

– En los tiempos previos y posteriores a los procesos electorales, los empresarios participan de manera explícita (abierta) o implícita (encubierta) en la política nacional y/o regional con la finalidad de ocupar espacios de poder gubernamental. Algunas veces, la presencia implícita (encubierta) de los empresarios en la política nacional y/o regional, toma una forma conspirativa que se identifica, por ejemplo, en el financiamiento de Agustín Coopel Luken y de Alejandro Ramírez a la Operación Berlín, que tuvo como objetivo denostar a López Obrador durante el proceso electoral del 2018. Otras veces la presencia de los empresarios es explícita, como la presencia de Gustavo de Hoyos y Claudio X González en la presentación del proyecto político-electoral de “Sí por México”. El intento de los empresarios para ponerse a la cabeza de la oposición a Morena en 2021, es un acontecimiento inédito de la política nacional. 

– En los últimos años ha tenido lugar la presencia de un amplio conjunto de organizaciones de la llamada “sociedad civil” que tienen conexiones directas o indirectas con el sector empresarial. La naturaleza política y jurídica de estas organizaciones es diversa, y en los primeros años de su desarrollo se identifica su tendencia hacia la organización en red. Rivera Ferreiro, González Villarreal y Guerra Mendoza refieren que este tipo de organizaciones se configuran como una “red de redes” (“El cartel de la reforma educativa. Redes conceptuales, institucionales y operativas”, Universidad Pedagógica Nacional, 2019). A su vez, para analizar el surgimiento de un conjunto de poderes que se agrupan en la sociedad civil, el concepto de “gubernamentalidad” del último Foucault resulta clave (“Seguridad, territorio y población”, 2018 y; “Nacimiento de la biopolítica”, 2007).

– Se identifica la presencia de una variabilidad de acciones y de estrategias para darle continuidad, amplitud y profundidad a los postulados del neoliberalismo, entre las cuales se incluyen, pactar con la misma izquierda que arriba al poder. Las alianzas de la 4T con empresarios como Ricardo Salinas Pliego y Carlos Slim, son un ejemplo de la capacidad de mutación del neoliberalismo en el resguardo de sus intereses. Esto último, es quizá una de las mayores debilidades de la izquierda. En esta parte, cabe plantear un conjunto de preguntas que se dejan abiertas: ¿Cuáles son los alcances de los pactos explícitos o implícitos entre el gobierno de la 4T y algunos de los actores cruciales del neoliberalismo? ¿Qué tanto, los alcances de lo pactado estarían yendo en detrimento del perfil ideológico y político de la izquierda partidista en México? ¿Qué tanto, los alcances de lo pactado estarían contribuyendo a conservar, ampliar y/o profundizar la presencia del neoliberalismo en México?