image_pdf

Hitoshinsei no Shihonron [El capital en el Anthropoceno] de Kohei Saito*

Ulv Hanssen

  • Kohei Saito, Hitoshinsei no Shihonron [El capital en el Anthropoceno]. Shueisha, Tokyo, 2020. 384 pp.

Kohei Saito ha conseguido, improbablemente, escribir un bestseller marxista en Japón, uno de los bastiones del capitalismo. Su Hitoshinsei no Shihonron [El capital en el antropoceno] ha vendido casi medio millón de ejemplares desde su publicación en septiembre de 2020. Ha ganado numerosos premios y se ha debatido ampliamente en los medios de comunicación japoneses. Como resultado, Saito ha pasado de ser un académico relativamente oscuro a convertirse en una especie de superestrella marxista en Japón.

El principal argumento de Saito en el libro, que aún está disponible sólo en su versión original en japonés, es que el capitalismo, con su perpetua búsqueda de crecimiento, es la causa subyacente de la intensificación de la crisis climática. Rechazando la posibilidad de un «crecimiento verde», argumenta convincentemente que sólo el decrecimiento -una reducción planificada del uso de materiales- puede garantizar un futuro sostenible. Saito descarta por completo la idea de algunos decrecentistas de que el capitalismo podría hacerse compatible con el decrecimiento. El intento de eliminar el imperativo de crecimiento del capitalismo, afirma Saito, es como tratar de «dibujar un triángulo circular» (133). Nada menos que un cambio sistémico será suficiente. Al reconocer que el capitalismo es la principal causa del cambio climático, Saito no duda del peligro que supone para todos, advirtiendo que «si no detenemos el capitalismo con nuestras propias manos, la historia de la humanidad llegará a su fin» (118)

Si nos fijamos sólo en la crítica capitalista, no hay mucho que separe a Saito de otros decrecentistas. De hecho, el libro de Saito es similar al de Jason Hickel Less Is More: How Degrowth Will Save the World, que salió al mismo tiempo que el libro de Saito. Utilizando muchos de los mismos ejemplos y estadísticas, ambos autores detallan cómo el desastre ecológico es inevitable mientras sigamos con un sistema capitalista basado en el crecimiento. En consecuencia, ambos autores ven la transición a una economía no capitalista como la única forma de lograr el decrecimiento. Sin embargo, hay una diferencia clave entre Saito y la mayoría de los demás decrecentistas: Saito se caracteriza descaradamente como marxista. Se trata de una posición bastante inusual en el campo del decrecimiento, en el que es habitual que los escritores aludan a Marx e incluso utilicen ciertos términos marxistas, pero sin identificarse como marxistas. Podría decirse que esto se debe a que los decrecentistas se sienten atraídos por la crítica de Marx al capitalismo, pero encuentran su obsesión por las fuerzas de producción difícil de conciliar con su visión del decrecimiento. Hickel, por ejemplo, se basa claramente en Marx en su análisis del capitalismo, llegando incluso a utilizar la famosa fórmula del capital M-C-M’ de Marx. Pero al no mencionar extrañamente al creador del modelo, busca claramente ofuscar esta conexión intelectual (2020: 84). Saito, en cambio, se sitúa sin reparos en la tradición marxista. El objetivo declarado de su libro es «presentar una nueva imagen de Marx para el Antropoceno» (141), una etiqueta popular para la era geológica actual en la que los humanos impactan masivamente en los ecosistemas y la geología del planeta. En otras palabras, Saito pretende demostrar que las ideas de Marx son relevantes para superar la crisis climática actual.

Ante la intensificación del cambio climático, Saito propone una transición hacia lo que él llama «comunismo del decrecimiento». Si bien es un poco vago en cuanto a lo que esto implica, es claro en cuanto a lo que no implica. Subraya repetidamente que su comunismo del decrecimiento no se parece en nada a los «comunismos» estatales de la Unión Soviética o de China, donde los funcionarios del Estado asumían esencialmente el papel de los capitalistas y trataban de maximizar la producción mientras suprimían las libertades de los trabajadores. El comunismo del decrecimiento, insiste, es un sistema mucho más libre, democrático y sostenible. La función central de este sistema es un esfuerzo planificado de decrecimiento de la economía. Sin embargo, subraya que el decrecimiento debe tener lugar principalmente en los países del norte global, que tienen los niveles de vida más altos y la mayor responsabilidad en la crisis climática actual. Los países pobres del sur, escribe, deben seguir creciendo hasta alcanzar un nivel de vida decente. Este es un argumento común en la literatura del decrecimiento. Según Saito, el comunismo del decrecimiento cambiaría radicalmente el proceso de producción para que gire en torno a los valores de uso en lugar de los de intercambio. Una economía de decrecimiento también implicaría una reducción de la jornada laboral, un trabajo menos alienado, un control democrático sobre los medios de producción y una mayor valoración y remuneración del trabajo esencial. Una economía así aumentaría radicalmente la igualdad y reduciría la producción material. El comunismo del decrecimiento», escribe Saito ambiciosamente, «salvará el mundo» (277).

Como se ha dicho, a diferencia de la mayoría de los defensores del decrecimiento, Saito es un marxista sin paliativos, por lo que es importante que demuestre que su visión del comunismo del decrecimiento es compatible con el pensamiento de Karl Marx. De hecho, el cuarto capítulo está enteramente dedicado a demostrar esta compatibilidad. Se trata de una tarea difícil, ya que a Marx se le suele asociar con una visión glorificadora de la producción, el desarrollo y el dominio del ser humano sobre la naturaleza, aspectos que no casan fácilmente con el decrecimiento. Saito admite de buen grado que la obra más famosa de Marx, El Capital, es en gran medida incongruente con las estrategias ecológicas. En El Capital, Marx alaba la capacidad humana de someter a la naturaleza con fines de producción y desarrollo. De hecho, veía positivamente el desarrollo de las fuerzas productivas bajo el capitalismo, ya que creía que constituían una condición de posibilidad para la transición al comunismo. Entonces, ¿cómo concilia Saito a Marx con el objetivo del decrecimiento?

Una de las afirmaciones clave del libro es que Marx sufrió una transformación intelectual después de terminar el primer volumen de El Capital en 1867. Esto permite distinguir entre un Marx temprano que valoró el productivismo y un Marx tardío que se preocupó cada vez más por la sostenibilidad ecológica, o la ruptura del «metabolismo» entre los seres humanos y la naturaleza. Aunque muchos estudiosos, incluido el propio Saito (2017), han identificado previamente en la obra tardía de Marx una forma de ecosocialismo, el trabajo más reciente de Saito es el primero que trata de descubrir una filosofía del decrecimiento en los escritos de Marx. La novedad del libro, según el propio Saito, es su argumento de que el «destino final» de Marx como pensador no era sólo el ecosocialismo, sino la posición más radical del «comunismo del decrecimiento». Saito no se anda con rodeos a la hora de explicar la novedad de esta reinterpretación:

Al abandonar su visión progresista de la historia, Marx pudo incorporar los principios de sostenibilidad y economía estática a su propia teoría de la transformación. Por lo tanto, el concepto de comunismo cambió a algo que era completamente diferente tanto del «productivismo» como del «ecosocialismo». A lo que [Marx] llegó en sus últimos años fue al «comunismo del decrecimiento». Se trata nada menos que de una nueva interpretación de la visión de la sociedad futura del último Marx, una interpretación que nadie más ha propuesto. Incluso su amigo jurado Engels no lo entendió en absoluto (197).

Por desgracia, aquí es donde aparece la principal debilidad del libro. Las pruebas que Saito presenta sobre la supuesta adopción del comunismo del decrecimiento por parte de Marx son sencillamente poco convincentes.

Saito basa casi exclusivamente su afirmación sobre la conversión de Marx a la filosofía del decrecimiento en dos fuentes, o mejor dicho, en unos pocos pasajes de dos fuentes: El intercambio de cartas de Marx en 1881 con la escritora revolucionaria rusa Vera Zasulich y la Crítica del Programa de Gotha, que Marx escribió en 1875 pero que fue publicada póstumamente por Engels en 1891.

En el intercambio de cartas entre Zasulich y Marx, éste responde a una pregunta sobre si las comunas rurales rusas podrían servir como base de una revolución socialista, o si la revolución sólo podría producirse tras la imposición del capitalismo. En su respuesta, Marx afirma que las comunas rurales sí podrían constituir la base de una sociedad socialista, sin el desvío del capitalismo, siempre y cuando se eliminaran sus opresores, permitiendo así que las comunas se desarrollaran naturalmente. Es evidente que Marx tuvo que luchar con esta respuesta, ya que escribió cuatro largos borradores antes de enviar finalmente la carta, mucho más corta. Es en este primer borrador donde Saito identifica lo que considera la expresión más clara del giro de Marx hacia el decrecimiento. En el primer borrador, Marx argumenta que las comunas rurales rusas podrían, bajo las circunstancias adecuadas, formar la base de una nueva forma colectiva de organización social que mostrara «superioridad sobre los países esclavizados por el régimen capitalista» (Marx 1881). Ni que decir tiene que estas comunas rurales elogiadas por Marx eran economías sin crecimiento. Por lo tanto, Saito concede una importancia considerable a la afirmación de Marx de que el fin del capitalismo conducirá a «la vuelta de las sociedades modernas a una forma superior de un tipo «arcaico» de propiedad y producción colectivas» (191). La elevación de las sociedades comunales «arcaicas» es, para Saito, la prueba más clara de que Marx, en sus últimos años, veía el decrecimiento como el principio organizador de una futura sociedad comunista. En palabras de Saito,

El Marx tardío sostiene que es precisamente la inmovilidad de las sociedades comunales la que puede convertirse en una fuerza de resistencia contra el dominio colonial y, además, destruir las fuerzas del capital, e incluso permitir el establecimiento del comunismo. Esto es claramente un cambio importante. […] En marcado contraste con la década de 1850, ahora sostiene una visión afirmativa de la economía estática (194).

Se puede argumentar aquí que Saito lee demasiado en algunas palabras seleccionadas. Además, si este pasaje representaba realmente una ruptura significativa con el pensamiento anterior de Marx, ¿por qué no lo mantuvo en la versión final de la respuesta?

La invocación por parte de Saito de la Crítica del Programa de Gotha como prueba de su hipótesis de decrecimiento es quizás aún más especulativa. Esta obra, que fue escrita como una crítica a la propuesta de manifiesto del Partido Obrero Socialdemócrata de Alemania, contiene el siguiente pasaje bien conocido:

En una fase superior de la sociedad comunista, después de que haya desaparecido la subordinación esclavizante del individuo a la división del trabajo, y con ello también la antítesis entre el trabajo mental y el físico; después de que el trabajo se haya convertido no sólo en un medio de vida, sino en la primera necesidad de la vida; después de que las fuerzas productivas hayan aumentado también con el desarrollo integral del individuo, y de que todos los manantiales de la riqueza cooperativa fluyan más abundantemente, sólo entonces se podrá cruzar en su totalidad el estrecho horizonte del derecho burgués y la sociedad podrá inscribir en sus banderas: ¡De cada uno según su capacidad, a cada uno según sus necesidades! (Marx )

Aunque la última parte de este pasaje es la más famosa, Saito se centra en la frase «riqueza cooperativa» [der genossenschaftliche Reichthum]. Sostiene que esta elección de palabras podría haberse inspirado en las cooperativas precapitalistas alemanas [Markgenossenschaft] que cultivaban la tierra de forma sostenible y compartían los bienes comunes entre los miembros. Marx estaba obsesionado con los trabajos de Georg Ludwig von Maurer y Karl Nikolas Fraas sobre estas comunidades y sus prácticas. Si esta interpretación es correcta, afirma Saito, significaría que la visión tardía del comunismo de Marx estaba modelada según la sostenibilidad y el reparto de la riqueza de la Markgenossenschaft. Además, revelaría otra economía estática que sirvió de inspiración al último Marx y, por tanto, daría una prueba más de su adopción del comunismo del decrecimiento (202).

Esto es una exageración. Centrarse en esta frase específica, «riqueza cooperativa», y su posible conexión con las sociedades comunales sin crecimiento como prueba de que Marx rechazó la idea del crecimiento es poco convincente, especialmente porque el pasaje en cuestión también afirma explícitamente que «las fuerzas productivas también han aumentado» en la «fase superior de la sociedad comunista» ideal de Marx.

Para alguien que afirma haber llegado a una reinterpretación radical de Marx, la incapacidad de Saito para aportar pruebas convincentes es lamentable. Su admisión, hecha de pasada, de que «Marx no dejó ningún texto que describa la forma del comunismo de decrecimiento de forma organizada» (203), quizás indica que el supuesto giro de Marx hacia el decrecimiento es más un producto de las interpretaciones sueltas de Saito que un proceso que realmente tuviera lugar en la mente del propio Marx. Esta deficiencia es lamentable porque distrae de la demostración, por lo demás brillante, del libro sobre la incompatibilidad entre el capitalismo y la sostenibilidad ecológica.

Bibliografía

Hickel, Jason (2020). Less Is More: How Degrowth Will Save the World (London: Windmill Books).

Marx, Karl (1881). Marx-Zasulich Correspondence February/March 1881: The “First” Draft https://www.marxists.org/archive/marx/works/1881/zasulich/draft-1.htm

Marx, Karl (1891). Critique of the Gotha Programmehttps://www.marxists.org/archive/marx/works/1875/gotha/ch01.htm

Saito, Kohei (2017). Karl Marx’s Ecosocialism: Capital, Nature, and the Unfinished Critique of Political Economy (New York: Monthly Review Press).

*Esta reseña se publicó en inglés en el portal Marx& Philosophy: https://marxandphilosophy.org.uk/reviews/20369_hitoshinsei-no-shihonron-capital-in-the-anthropocene-by-kohei-saito-reviewed-by-ulv-hanssen/?fbclid=IwAR1JO2i9tFukevGbuk14qVeC5gzjRV0G8Gea8CrsLHnU3IpCaBuLZTsucwY