image_pdf

Buena Suerte, Sr. Assange

Slavoj Žižek

El 3 de julio, Julian Assange celebrará su cumpleaños número 50, solo en una celda de prisión solitaria, sin ninguna condena y a la espera de la extradición. En un giro supremo de la ironía, su cumpleaños se produce un día antes del 4 de julio, dia en se celebra en los EE.UU el Día de la Independencia – es como si el día de nacimiento de Assange está aquí para recordarnos los aspectos oscuros no sólo de la «tierra de la libertad», sino de la mayoría de las democracias occidentales.

Cuando Bielorrusia obligó a un avión de Ryanair que se dirigía desde Atenas hacía Vilna aterrizar en Minsk para apoderarse de Roman Protasevich, un disidente bielorruso, este acto de piratería fue objeto de una condena mundial. Sin embargo, debemos recordar que, hace un par de años, Austria hizo exactamente lo mismo – aterrizar un avión que cruzaba su espacio aéreo – con el avión del presidente boliviano Evo Morales; esto se hizo por orden de EE.UU. que sospechaba que Edward Snowden estaba en ese avión intentando viajar desde Rusia a América Latina. (Para colmo de males, Snowden no estaba en el avión).

En contra de su voluntad, Assange se convirtió en un símbolo de este lado oscuro de las democracias occidentales, un símbolo de nuestra lucha contra las nuevas formas digitales de control y regulación sobre nuestras vidas que son mucho más eficientes que las antiguas «totalitarias». Muchos liberales occidentales señalan que hay países en el mundo con una opresión directa mucho más brutal que la del Reino Unido y Estados Unidos, así que ¿por qué tanto revuelo con Assange? Es cierto, pero en esos países la opresión es abierta y evidente, mientras que lo que tenemos ahora en el Occidente liberal es una opresión que deja en gran medida intacta nuestra sensación de libertad. Assange puso de manifiesto esta paradoja de la no-libertad experimentada como libertad.  

Por eso se utilizaron todos los trucos sucios contra Assange: incluso las feministas liberales se ensuciaron las manos. Se toman medidas opresivas contra los que se consideran peligrosos para el establishment: sólo en el Reino Unido tenemos al MI6 investigando discretamente el empleo por parte de las agencias estatales y educativas, los sindicatos bajo control policial secreto, la regulación secreta sobre lo que se publica en los medios de comunicación y aparece en la televisión, los niños menores de edad de familias musulmanas interrogados por vínculos terroristas, hasta hechos puntuales como el continuo encarcelamiento ilegal de Julian Assange… Esta censura es mucho peor que los «pecados» de anular la cultura – entonces, ¿por qué la cultura woke y las regulaciones políticamente correctas se centran en regular los detalles de cómo hablamos etc. en lugar de sacar a la luz las cosas mucho más grandes mencionadas anteriormente? No es de extrañar que Assange también fuera atacado por algunas feministas PC (no sólo) de Suecia que no le apoyaron porque se tomaron en serio las acusaciones sobre su mala conducta sexual (que luego fueron desestimadas por las autoridades suecas). Una pequeña infracción de las reglas del PC obviamente pesa más que el hecho de ser una víctima del terror de estado….

Sin embargo, Assange no es sólo un símbolo, es una persona viva que ha sufrido bastante en la última década. El Día de la Independencia suele celebrarse con fuegos artificiales, desfiles, ceremonias y reuniones familiares… pero una familia definitivamente no se reunirá, la de Assange. 

Según una leyenda (probablemente no más que eso), las primeras palabras pronunciadas por Neil Armstrong después de dar el primer paso en la luna el 20 de julio de 1969 no fueron las oficialmente divulgadas «Es un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la humanidad», sino el enigmático comentario: «Buena suerte, Sr. Gorsky». Mucha gente en la NASA pensó que se trataba de un comentario casual sobre algún cosmonauta soviético rival. Hubo que esperar hasta el 5 de julio de 1995 cuando, al responder a las preguntas tras un discurso, Armstrong explicó el enigma: «En 1938, cuando era un niño en una pequeña ciudad del medio oeste, estaba jugando al béisbol con un amigo en el patio trasero. Su amigo golpeó la pelota, que cayó en el patio de su vecino, junto a la ventana de su habitación. Sus vecinos eran el señor y la señora Gorsky. Cuando se inclinó para recoger la pelota, el joven Armstrong oyó que la señora Gorsky le gritaba al señor Gorsky: «¡sexo! ¿Quieres sexo? … ¡Tendrás sexo cuando el niño de al lado pise la luna!». Esto es lo que sucedió literalmente 31 años después… Al escuchar esta anécdota, me imaginé una versión con Julian Assange. Digamos que, cuando fue visitado en su prisión por su compañera Stella Morris y estaban separados por el grueso cristal habitual, él soñó con un contacto íntimo con ella, y ella le respondió escuetamente: «¡Sexo! ¿Quieres sexo? … ¡Tendrás sexo cuando te pasees libremente por las calles de Nueva York, celebrado como un héroe de nuestro tiempo!» – una perspectiva no menos utópica que imaginar en 1938 que un humano pisará la luna. Por eso debemos poner toda nuestra energía en conseguir este objetivo, con la esperanza de que, antes de 31 años, podamos decir con toda sinceridad: ¡buena suerte, señor Assange!

En claro contraste con el título de la canción de los Rolling Stones, los que están en el poder presumen que el tiempo está de su lado: si siguen manteniendo a Assange en su estatus de muerto viviente, nos iremos olvidando de él. Es nuestro deber demostrar que están equivocados. 

Referencias

1- See ‘Good luck, Mr. Gorsky’ true or false? | Parkes Champion-Post | Parkes, NSW (parkeschampionpost.com.au).

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email