image_pdf

A 30 años del Periodo Especial en Cuba y las enseñanzas de la historia

Miriam Edith López Gonzalez

Hace 30 años la sociedad cubana se vio enfrentada a una crisis inédita luego de tres décadas en las que se enfrentaron desafíos y se combatió sin tregua por consolidar los avances y superar las insuficiencias del proceso revolucionario cubano.

El país debió prepararse de forma urgente para un período de resistencia y preservación de las conquistas revolucionarias alcanzadas en todos los frentes, ante la ruptura abrupta y sin compensaciones de las relaciones desarrolladas con los países socialistas de Europa y –en particular– con la URSS, que en un período de dos años y medio desaparecieron, sepultando lo que un día fueron promisorias esperanzas de un mundo mejor para más de 400 millones de personas, como consecuencia de debilidades, errores y traiciones que acabaron por sepultar el llamado socialismo real.

Como se podrá apreciar en este trabajo, la preparación minuciosa para librar la batalla del Período especial fue encabezada por el Comandante en Jefe, que con una visión certera y sin improvisaciones, logró identificar la catástrofe que nos amenazaba y el cómo enfrentarla con éxito.

Cuando el 29 de agosto de 1990 se proclamó oficialmente el inicio del Período especial en Cuba , se abrió una nueva etapa en el proceso de agravamiento acelerado de la situación económica del país, que se había iniciado con el descalabro del socialismo en Europa y comenzó la adopción acelerada de las medidas emergentes de mayor impacto para conjurar los efectos de la crisis que se desencadenaba.

Sobre esta eventualidad, ya se había alertado de manera temprana en julio de 1989, cuando Fidel, hablándole al pueblo, afirmaba: “…porque si mañana o cualquier día nos despertáramos con la noticia de que se ha creado una gran contienda civil en la URSS, o incluso, que nos despertáramos con la noticia de que la URSS se desintegró, cosa que esperamos que no ocurra jamás, ¡aún en esas circunstancias Cuba y la Revolución Cubana seguirían luchando y seguirán resistiendo!”[i] 

Luego de tres décadas transcurridas desde esos acontecimientos, todo análisis requiere comprender las causas más profundas de la situación que se enfrentó entonces y para ello es necesario remontarse a cómo se fueron desarrollando los acontecimientos y cómo se fue preparando la población para enfrentar las condiciones más difíciles que había encarado la Revolución desde 1959.

En efecto, ante el empeoramiento de la situación de los países de Europa del Este y la URSS, después del discurso del Comandante en Jefe ya mencionado, se aceleró el estudio y la implementación de las medidas de emergencia a adoptar como parte de la estrategia defensiva de la Revolución.

En ese sentido, cobró particular importancia el análisis de una etapa prevista en la estrategia de la Guerra de Todo el Pueblo que había comenzado a implementarse desde inicios de los años ochenta, como parte de los preparativos del país ante la creciente amenaza de una agresión militar directa por parte de Estados Unidos.

El Período especial, en condiciones de una agresión militar, se concebía como una etapa en la cual los vínculos económicos de Cuba con el exterior fueran cortados a consecuencia de un bloqueo naval y aéreo, y el país quedara a merced de sus propios recursos solamente.
La posibilidad de que desaparecieran los vínculos económicos con los países socialistas europeos y la URSS, llevó a una nueva definición del Período especial, la cual formularía en noviembre de 1989 el Comandante Fidel Castro al expresar: “A lo mejor un día tenemos que aplicar los conceptos de la guerra de todo el pueblo para la supervivencia de la Revolución y el país. Sí, esos conceptos, eso que llamamos Período Especial, porque nadie sabe qué tipo de problemas en el orden práctico, pueden sobrevenir.”[ii] 

Este tema sería retomado posteriormente en el discurso del 28 de enero de 1990, al plantearse la creciente inseguridad prevaleciente en torno a los vínculos con los países de Europa Oriental, que  se adentraban en la aplicación de una política de corte neoliberal para transitar al capitalismo. “No sabemos ni quién será el gobierno que va a estar en esos países, no sabemos quiénes estarán en el año 1990. Esperamos que todavía en 1990 se cumplan algunos de los acuerdos comerciales existentes, en virtud de planes anteriores, pero seguridad no tenemos, ni podemos tener ninguna.”[iii]

En ese mismo discurso hay una mayor precisión del concepto del Período especial bajo las nuevas circunstancias. “¿Qué significa período especial en tiempo de paz? Que los problemas fueran tan serios en el orden económico por las relaciones con los países de Europa oriental o pudieran, por determinados factores o procesos en la Unión Soviética, ser tan graves, que nuestro país tuviera que afrontar una situación de abastecimiento sumamente difícil (…) Debemos prever cuál es la peor situación a que puede verse sometido el país a un período especial en tiempo de paz y qué debemos hacer en ese caso. Bajo esas premisas se está trabajando intensamente.”[iv] 

En esa intervención Fidel precisó –ya a inicios de 1990– algunos aspectos que debían permitir al país no solamente resistir, sino también desarrollarse, priorizando un conjunto de producciones que jugarían un papel esencial a lo largo del siguiente decenio, entre las que se destacaron los programas alimentario; el de la industria farmacéutica y la biotecnología; el de las industrias exportadoras y el del turismo.

Ya desde enero de 1990 comenzaron a registrarse demoras en los embarques soviéticos de cereales, productos alimenticios y materias primas que obligaron a realizar compras emergentes en moneda convertible para atenuar las afectaciones que se producían. Esta situación había provocado la necesidad de reducir el consumo de pienso animal, disminuir la norma del plan de distribución racionada (excepto Ciudad de La Habana) y rebajar el consumo social de este producto (excepto en los hospitales). Adicionalmente se incrementaron algunos precios y ante las dificultades de transportación por parte de países de Europa Oriental y la URSS, los cítricos previstos para exportar por Cuba se desviaron para el consumo de la población. Pero no solamente se producía un deterioro en las relaciones económicas.

Es así que, en la medida en que se agravaba la situación política en la URSS, ya en el discurso del 7 de marzo de 1990 se aprecia una mayor preocupación del Comandante en Jefe sobre la evolución de los acontecimientos políticos en la Unión Soviética, los que se informan al pueblo. De igual forma, se señalaba la voluntad de distribuir los recursos disponibles equitativamente, aunque se anticipa la necesidad de interrumpir el desarrollo social.

Las negociaciones comerciales con la URSS en 1990 habían sido especialmente complicadas y se extendieron hasta abril de ese propio año. No obstante, el intercambio comercial total se pactó en 8 709 millones de pesos, cifra ligeramente inferior a la del año precedente.

La situación alcanzaría un punto de máxima tensión política y económica en el verano de 1990, cuando el gobierno soviético adopta unilateralmente decisiones que llevarían las relaciones económicas entre los países socialistas al mismo plano en que se desarrollaban en el mundo capitalista, rompiendo todos los principios de solidaridad y cooperación que habían prevalecido hasta entonces, pero que –además- colocarían a Cuba en una posición crítica en 1991.

En efecto, la modificación de mayor trascendencia en la política económica exterior de la URSS se produjo en el verano de 1990, cuando se decidió que a partir de enero del siguiente año todas las transacciones comerciales con los países miembros del CAME se realizarían sobre la base de los precios del mercado mundial y en moneda convertible.

Por la gravedad de esta decisión, el Comandante en Jefe, Fidel Castro, envió el 22 de agosto de 1990 una extensa carta a Mijail Gorbachov, en la que exponía los criterios de Cuba sobre esta medida y las graves consecuencias que tendría para la economía cubana. Al referirse a las medidas adoptadas, Fidel precisaría posteriormente que esto “dio lugar, desde luego, a numerosas comunicaciones, intercambios, cartas mías al jefe del Gobierno, cartas mías al compañero Gorbachov, presidente de la URSS, intercambio de comunicaciones, gestiones de toda clase, porque era incierta la situación de 1991, qué acuerdos íbamos a hacer, qué mercancías íbamos a recibir.”[v] 

Durante el segundo semestre de 1990 se presentaría una situación aún más compleja por los déficits en los embarques soviéticos de combustible. “… se produce pues un déficit en los embarques de combustible, una reducción en el año de 3,3 millones sobre el combustible que debíamos recibir y esto nos obligó a reducir drásticamente el consumo de combustible a finales de 1990.” [vi]

En general, de 5 131 millones de pesos de importaciones soviéticas que se habían pactado finalmente para ese año, se recibió el 75%, quedando pendientes de embarcar 1 300 millones para el año siguiente. [vii]

Como se apuntó anteriormente, para enfrentar estas dificultades el país había trabajado aceleradamente desde 1989 elaborando medidas emergentes, aunque ya desde 1986 se había decidido desarrollar el turismo como vía para acceder a nuevos ingresos en divisas y se concebía la producción en la industria médico-     farmacéutica de base biotecnológica, como una importante fuente potencial de divisas para el país ante las dificultades financieras que se presentaban ya en ese momento.

Finalmente, a pesar de la carta de Fidel a la máxima dirección de la URSS del día 22 de agosto, una semana después no se había recibido una respuesta a la altura de las circunstancias.

En estas condiciones, el 29 de agosto de 1990 se informaría a la población la necesidad de comenzar a aplicar un conjunto de medidas restrictivas en la esfera del consumo de combustible y la electricidad, así como la paralización de importantes inversiones incluidas la refinería de Cienfuegos y la fábrica de níquel Che Guevara, reduciéndose proporcionalmente la producción de cemento y materiales de construcción. Este documento concluía señalando “…como las afectaciones en los suministros que procedían de la URSS y otros países del Este de Europa no se limitan exclusivamente al combustible, frente a cada situación concreta se adoptarán e informarán a la población las decisiones que resulten pertinentes.”[viii] 
“Estos hechos que se vienen sucediendo comienzan a transformar la vida de nuestro país de una situación normal a un período especial, en época de paz. Hay que estar preparados para ello.” (Granma, 1990).

Había comenzado oficialmente el Período especial.

Vendrían meses y años de muy dura lucha, especialmente cuando en diciembre de 1991 desaparecía la Unión Soviética. Sobre esto Fidel se expresaría el 21 de diciembre de del mismo año: “Yo dije hace dos años y medio: Si un día nos despertamos con la noticia de que la URSS no existe, seguiremos defendiendo la Revolución, seguiremos defendiendo el socialismo. Yo sabía lo que estaba diciendo, estaba tranquilo.”[ix]

“Es muy amargo todo lo que ha ocurrido en ese país con tanta historia, tanta gloria, tantos méritos, tanto servicio prestado a la humanidad. Veíamos claramente las consecuencias de todo lo que estaba pasando, las consecuencias que iban a caer sobre nosotros y crearle a la Revolución, al país una situación difícil, muy difícil. Pero había que hacer lo que estamos haciendo, exactamente lo que estamos haciendo, entrar en el período especial en época de paz, aplicar las medidas que se correspondan, prepararnos todavía para etapas más difíciles, conscientes ya de que estamos llegando al límite, como decía antes, del daño que se nos podía hacer.”[x]

Aún en medio de las dificultades afrontadas, Cuba había obtenido importantes logros económicos y sociales en los primeros treinta años de la Revolución.[xi] 

En efecto, la economía había crecido a un ritmo promedio anual del 4,4% entre 1959 y 1989 apoyada en un discreto incremento del 1,05% de la productividad del trabajo y de un volumen de inversiones estimado en 71 690 millones de pesos, de ellas alrededor del 80% en la esfera productiva.[xii]

Por su parte, la industria tuvo un crecimiento anual en torno al 4,5%[xiii], el sector agropecuario al 2,5% y las construcciones al 7,4%.[xiv] Las exportaciones de bienes a precios corrientes aumentaron a un ritmo del 7,6%, mientras que las importaciones lo hacían al 8,9% anualmente.[xv]

Este discreto avance en el terreno de la economía redundó también en una mejoría sustancial en la calidad de vida de los cubanos.[xvi] 

La tasa de desempleo bajó de 16% en 1958-59 a 6% en 1989; el salario real había crecido alrededor de un 1% anual como promedio y el porcentaje de los ingresos captados por el 30% de la población con rentas más bajas había subido de 4,8% en 1953 a 18,6% en 1986, en tanto que el coeficiente GINI mostraba un valor estimado de 0,25 en 1989, denotando una elevada igualdad en la distribución de ingresos.[xvii] 

 En 1989 el país había alcanzado una esperanza de vida de 75,2 años, superior en 13,4 años a la existente al triunfo de la Revolución; se disponía de un médico cada 303 habitantes y se había reducido la tasa de mortalidad infantil en menores de un año a 10,7 por mil nacidos vivos, de 78,8 en 1953.[xviii]

En el ámbito educacional la tasa de analfabetismo registrada en 1989 era de 3,8% frente a 23,6% en 1953 y el nivel de escolaridad media de la población pasó de dos grados de enseñanza primaria a 8 grados antes de iniciarse el período especial.[xix]

La cobertura de la seguridad social abarcaba al 100% de la población y la construcción de viviendas había permitido reducir aquellas en mal estado de un 47% en zonas urbanas y 74% en zonas rurales en 1953, a 15,4 y 18,4% respectivamente a finales de los años 80.

Sin embargo, los avances que en el desarrollo económico y social se habían logrado hasta 1985, sufrieron una desaceleración profunda, lo que coincidió con una fuerte inflexión en la coyuntura económica internacional que marcaría el inicio de un proceso recesivo entre 1986 y 1990.

En efecto, al iniciarse el quinquenio 1986-1990 el país enfrentaba la necesidad de introducir cambios en la política económica interna y en el sistema de dirección de la economía, sometidos a un Proceso de Rectificación de Errores y Tendencias Negativas     ; al tiempo que era indispensable adoptar nuevas decisiones para lograr reducir el desequilibrio financiero externo creciente, a partir de la paralización del proceso de renegociación de nuestra deuda en MLC en 1986, a lo que se añadió una pérdida en la relación de intercambio con la URSS estimada en un 20% entre 1980 y 1990.[xx]

En medio de esas desfavorables condiciones y a pesar de los esfuerzos realizados, la evolución de PIB de 1986 a 1990 mostró un decrecimiento medio anual de 0,27%, con una caída mayor en 1987, cuando decreció un 2,4%.[xxi] Igualmente la productividad del trabajo sufrió un descenso de 7,9%, mientras que el salario medio permanecía sin variaciones.

Un análisis más general permitiría caracterizar los factores que incidieron en la desaceleración económica previa al Período especial como producto de la convergencia de factores internos y externos.

Desde el punto de vista interno no se había logrado superar el desequilibrio macroeconómico que de manera sostenida había estado presente en la economía y que encontraba su manifestación más aguda en el déficit de la balanza de pagos. Esto obedecía a la insuficiente magnitud del excedente económico creado a partir de bajos niveles de productividad y eficiencia económica, en un contexto de deformaciones estructurales no superadas que impedía revertir el saldo negativo resultante entre la producción y el consumo del país.

Por otra parte, la retribución salarial por encima del incremento de la productividad del trabajo junto a un gasto social creciente impulsaba el consumo personal y social sin la correspondiente contrapartida en la oferta de bienes y servicios, creando presiones inflacionarias producto del exceso de liquidez en manos de la población y del incremento en el déficit fiscal.[xxii]

Sumado a lo anterior, la implementación de una política económica que favoreciera la creación de condiciones para superar esta situación no fructificó debido a las deficiencias detectadas en el modelo de cálculo económico aplicado y cuya corrección apenas comenzaba a esbozarse a finales del quinquenio. En este sentido, una descentralización de las decisiones económicas más equilibradas económica y políticamente no parecía alcanzable en tan poco tiempo.

Desde el punto de vista externo, la crisis financiera que afectó al país obligándole a una renegociación incompleta de su deuda en moneda libremente convertible, cerró la posibilidad de créditos indispensables, a lo que se añadió la persistencia del bloqueo económico de Estados Unidos, que ya en 1989 había impactado negativamente el país en unos 30 000 millones de dólares. En adición a lo anterior, la desaparición acelerada de las ventajas de la división internacional socialista del trabajo agudizó fuertemente las tensiones financieras externas hasta llevar el país a adoptar medidas de emergencia ante una crisis inminente.

Previo al inicio del Período especial el país había obtenido significativos avances, pero también permanecían aún sin solución un conjunto de serios problemas estructurales que frenaban el desarrollo. A partir de estas realidades, la capacidad de la Revolución para enfrentar una crisis económica de inconmensurable magnitud se pondría a prueba ya en 1990.

III

Puede decirse que una primera fase del Período especial abarcó desde la proclamación de la situación de emergencia en agosto de 1990 hasta la desaparición de la URSS el 25 de diciembre de 1991.

   En esta etapa se tuvo la percepción de que, si bien se iba a producir una caída abrupta en la actividad económica del país, se iniciaría una recuperación más o menos rápida en un período relativamente breve.

 El agravamiento de la situación interna de la URSS durante 1991[xxiii] y especialmente la situación que se crea a partir del intento de golpe de estado de agosto de ese año[xxiv], hizo evidente que Cuba debía enfrentar una situación mucho más crítica, dando paso a una segunda etapa del Período especial caracterizada por la agudización de la crisis económica.

Ya en octubre durante el IV Congreso del PCC, se avizoraba ese escenario cuando se afirmaba: “La incertidumbre que caracteriza hoy nuestras relaciones económicas con la Unión Soviética, unida a la imposibilidad de la maduración de modo inmediato de nuestros programas priorizados, plantean la necesidad apremiante de considerar posible el agravamiento de las condiciones en que hoy vivimos, y por consiguiente el pase a otras fases más severas y críticas del período especial, en dependencia del modo en que se comporten algunos abastecimientos esenciales, en especial el combustible”.[xxv]

“En tales condiciones serían inevitables efectos extraordinariamente graves sobre la economía, como la disminución en la generación de electricidad, una mayor reducción del transporte, la paralización de importantes actividades económicas o sociales y una reducción mayor del nivel de vida del pueblo.”[xxvi]

Ya el PIB de Cuba había caído un 2,9% en 1990 y 10,7% en 1991, pero con la desaparición de la URSS el 25 de diciembre de 1991 se abría una segunda etapa del Período especial caracterizada por una profunda crisis, que alcanza su nivel más elevado entre 1992 y 1993, e incluso parte de 1994.[xxvii]

La estrategia para enfrentar la crisis del Período especial en la práctica fue resistir el impacto de la crisis al menor costo social posible y reinsertar la economía cubana en las nuevas condiciones de la economía nacional e internacional, contando con el consenso político indispensable para ello.

Frente a la complejidad de las circunstancias no se elaboró un programa previo para su aplicación, sino que la estrategia se fue conformando de acuerdo al desarrollo de los acontecimientos y tomando en cuenta un conjunto de principios que garantizaran la vigencia del socialismo en la sociedad cubana.

Entre esos principios Fidel destacaría la importancia de preservar el poder y la participación democrática del pueblo para garantizar su apoyo a las decisiones adoptadas, incluso al tratarse de las medidas más complejas.

Precisamente en uno de los discursos medulares de estos años pronunciado el 6 de agosto de 1995, el Comandante en Jefe resaltaba estos principios y las difíciles medidas que el país había tenido que adoptar.

En primer lugar se señalaba: “La clave de todo, compañeras, compañeros y amigos, la clave de todo es la cuestión del poder. (…) ¿Quién tiene el poder? Esa es la clave, porque si lo tiene el pueblo, si lo tienen los trabajadores, no los ricos, no los millonarios, entonces se puede hacer una política a favor del pueblo…” En segundo lugar Fidel subrayaba: “Esta idea clave está asociada a la cuestión de la democracia y (la) participación.”[xxviii]

Sólo bajo esos principios fue posible lograr que el pueblo entendiera y aprobara, las decisiones que hubo que adoptar en el Período especial.

 Una muestra de esas duras decisiones se encuentran en el mencionado discurso, cuando el máximo dirigente de la Revolución expresaba, con total valentía política y transparencia:

“Hemos dicho que estamos introduciendo elementos de capitalismo en nuestro sistema, en nuestra economía, eso es real; hemos hablado, incluso, de consecuencias que observamos del empleo de esos mecanismos. Sí, lo estamos haciendo. (…) Debemos decir la verdad, que iniciamos este camino fundamentalmente porque era la única alternativa para salvar la Revolución y salvar las conquistas del socialismo. (…) Y estábamos conscientes de las desigualdades que creaba, de los privilegios que creaba, pero tuvimos que hacerlo y lo hicimos. (…) Ninguna de estas cosas que nos desagradaban dejaban de desagradar al pueblo, muy sensible, ultrasensible a cualquier desigualdad, a cualquier privilegio, porque en esas ideas lo educó la Revolución, pero también lo educó en la idea de que hay que salvar la patria, hay que salvar la Revolución (…) y es realmente muy estimulante para todos nosotros el captar hasta qué punto el pueblo ha sido capaz de comprender todo esto.” (Castro, 1995).

V

A 30 años de aquellos momentos, no puede olvidarse que la crisis del Período especial produjo un impacto colosal en la sociedad cubana.

En lo económico, entre 1989 y 1993 el PIB cayó un 34,8%; la producción agrícola se redujo un 47,3%; las inversiones disminuyeron un 61,8% y las importaciones se rebajaron un 75,3%; al mismo tiempo se dejó de pagar casi totalmente la deuda externa. Como resultado de esta negativa evolución, la productividad del trabajo sufrió un descenso del 33,7% y en la esfera monetario-financiera, el déficit presupuestario alcanzó en 1993 el 30,4% del PIB.[xxix] 

Los impactos en la población se manifestaron en una reducción del consumo de los hogares por habitante de un 34,6%; la alimentación disminuyó un 34,5% en términos de calorías y un 37,7% en proteínas y la presión inflacionaria aumento 3 veces en términos de liquidez en manos de la población, que llegó al 66,5% del PIB, con el consecuente incremento de los precios en más de 4 veces. También golpearon muy duramente los cortes de electricidad[xxx] que hubo que aplicar debido a la falta de combustible, cuando la capacidad de generación de energía eléctrica descendió del 77,7% del potencial en 1989 a solo el 38% en 1994.[xxxi]

De no menor importancia, fue la paralización del transporte público en el país, lo que llevó a que –como única alternativa posible- se importaran más de 800 mil bicicletas para asegurar un mínimo la movilidad de la población.

Otros impactos negativos se registraron en la salud pública, asociados a la aparición de una epidemia de neuropatía óptica y periférica, que afectó a 54 294 personas, para una tasa de 493,3 por 100 mil habitantes entre 1992 y 1996.[xxxii]Entre los factores causantes de esta enfermedad se señalaron la presencia de factores nutricionales y tóxico-metabólicos.[xxxiii] De igual modo, se presentó una epidemia de conjuntivitis hemorrágica, que entre 1989 y 1994 tuvo una incidencia estimada de 426,5 casos por 100 mil habitantes.[xxxiv] A esto se añadió un déficit en la disponibilidad de medicamentos que se estima alcanzó unos 400 renglones en 1994.[xxxv]

Para enfrentar estas situaciones críticas, entre 1990 y 1994 se adoptaron un conjunto de medidas en el marco de la estrategia ya apuntada.

Inicialmente la toma de decisiones más complejas se aceleró en el primer semestre de 1993 debido a la caída de la producción azucarera, que provocó la pérdida de ingresos por 450 millones de dólares; la disminución de los precios del níquel en un 23% en un año y a esto se sumó la Tormenta del Siglo, que en marzo causó pérdidas por alrededor de 1 000 millones de dólares.[xxxvi]

En el verano de ese año el país encaró una fuerte agudización de la crisis, que provocó la adopción urgente de un conjunto de importantes modificaciones de la política económica vigente hasta esos momentos, lo cual fue explicado por Fidel en el discurso del 26 de julio de 1993.

De tal modo, en un breve plazo se aprobó el Decreto-Ley Nº 140 que despenalizó la tenencia de divisas y autorizó el envío de remesas al país, al tiempo que introducía la segmentación de la economía cubana mediante la dualidad monetaria y cambiaria, como una vía para evitar la devaluación oficial del peso cubano y la pérdida total de confianza en la moneda nacional por parte de la población. Para la captación de las divisas que comenzaban a circular, se creó un sistema de Tiendas de Recaudación de Divisas (TRD), que –a través de un mecanismo comercial– redistribuían parte de los ingresos captados para satisfacer otras necesidades sociales.

Paralelamente se emitió el peso cubano convertible (CUC) en diciembre de 1994, el que se cotizaría a la par con el USD y en octubre de 1995 se creó el sistema de casas de cambio (CADECA), con el que se cerró el sistema que creaba el vínculo institucional indispensable entre el peso cubano, el CUC y el USD en la circulación monetaria de la población.

De igual modo se emitió el Decreto-Ley Nº 141 que retomó la apertura al sector privado mediante el trabajo por cuenta propia[xxxvii] como una vía de generar empleo ante la contracción de las empresas estatales y de brindar un grupo de bienes y servicios, frente a la contracción en la oferta de los mismos.

Como una medida de gran importancia en la esfera agropecuaria se aprobó el Decreto-Ley Nº 142 que traspasó -mediante el  arriendo de las tierras- una parte significativa de la gestión agrícola estatal, a las nuevas Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC), como una alternativa para reducir el tamaño de las explotaciones agropecuarias y generar el uso de recursos escasos en pequeña escala, en tanto que se estimulaba directamente a los trabajadores bajo formas de gestión más eficientes al actuar como cooperativistas.

Todas estas medidas fueron precedidas por la Ley de Reforma Constitucional, que se aprobó en la ANPP en julio de 1992 y que reconoció –entre otras importantes medidas- las empresas mixtas con capital extranjero y eliminó el monopolio estatal del comercio exterior.

Finalmente, luego de una amplia discusión popular en los primeros meses de 1994 mediante los denominados Parlamentos Obreros, se aprobó en la Asamblea Nacional de mayo un Programa de Saneamiento Financiero Interno, medida esencial para revertir las crecientes presiones inflacionarias que se registraban, unido a la reducción del déficit presupuestario. Ese programa suponía una elevación de precios minoristas  de productos y servicios no esenciales y la reducción de los subsidios por pérdidas a las empresas estatales.[xxxviii]

Estas medidas fundamentales fueron complementadas en agosto por la aprobación de la Ley Nº 73 Del Sistema Tributario, una legislación que adecuaba el sistema fiscal a las nuevas circunstancias.

VI

La batalla del Período especial por la sobrevivencia de la Revolución comenzó a dar los primeros frutos en el propio año 1994.

En efecto, el PIB frenó su caída y aumentó un modesto 0,7%; las inversiones se incrementaron un 1,9%; igualmente crecieron un 15,1% las exportaciones de bienes; el déficit de cuenta corriente se redujo un 30% y el déficit fiscal bajó hasta el 7,4% del PIB. La producción de petróleo se incrementó un 16,6%, la generación eléctrica un 8,7% y los ingresos del turismo un 18,1%. También mejoró la construcción de viviendas, que creció un 23,4% en 1994.[xxxix]

Por su parte la liquidez en manos de la población cayó del 66,5% al 48,8%, en tanto que la cotización del peso, que llegó hasta unos 150 por USD en los primeros meses de 1994, cayó a 35 al abrirse CADECA en octubre de 1995, todo lo cual reflejaba un importante descenso de las presiones inflacionarias.[xl]

En el orden social, la tasa de mortalidad infantil fue de 9,9 por mil nacidos vivos, una cifra inferior al 11,1 de 1989; la esperanza de vida al nacer creció hasta 74.83 años y la cantidad de habitantes por médico se redujo hasta 202. También aumentó un 4,6% el insumo de calorías de la población y un 4,4% el insumo calórico.[xli]

Un importante elemento compensatorio fue el seguro de desempleo, que comenzó a aplicarse en 1990 y que alcanzó al pago del 60% del salario de las personas sin empleo durante un número de meses hasta encontrar una ubicación laboral aceptable.[xlii]

Sin embargo, más allá de los avances alcanzados en el orden económico y social, frente a las dificultades de estos años se registraron negativos impactos no fácilmente conmensurables en la subjetividad de las personas, que provocaron un relajamiento social y conductas socialmente reprochables, lo que derivó en el incremento de las tensiones sociales, las que tendrían su expresión más aguda con la llamada crisis de los balseros en el segundo semestre de 1994.

En la base de estos conflictos, con un impacto de mayor extensión y calado en el tiempo, estaba el deterioro del nivel de vida de la población, que se expresaba -entre otros indicadores- a partir de una caída estimada de 56% del salario real en cuatro años, lo que incidía directamente en su nivel de vida.[xliii]

Paralelamente, durante esta etapa se inició una distribución regresiva de los ingresos en medio de las presiones inflacionarias presentes en el Período especial, las que se agudizarían con la introducción de las remesas de divisas –captadas por solo una parte de la población- a partir de agosto de 1993. Esta situación llevó a un deterioro del coeficiente GINI, que se estima llegó a una cifra entre 0.38 y 0.40 en los años 90.[xliv]

De este modo, a pesar de los esfuerzos realizados por el Estado para reducir el impacto de la crisis, no fue posible impedir en estos años el inicio de un proceso de reestratificación social, el que -según la socióloga Mayra Espina-, llevó a que el índice de población en riesgo de no satisfacer sus necesidades elementales aumentara de 6,3% en 1986 a 14,7% en 1995.[xlv]    

Esta polarización social creó condiciones favorables para el incremento de las conductas antisociales, con fenómenos tales como la prostitución[xlvi], la corrupción y el delito, comportamientos en los que también se expresaba una pérdida de valores morales por un segmento de la población, coyuntura que no se superaría rápidamente.

En efecto, años después en el discurso pronunciado por el presidente Raúl Castro ante la Asamblea Nacional en julio de 2013, se reconocería aún el impacto de esta situación al señalar: “Hemos percibido con dolor, a lo largo de los más de 20 años de Período especial, el acrecentado deterioro de valores morales y cívicos, como la honestidad, la decencia, la vergüenza, el decoro, la honradez y la sensibilidad ante los problemas de los demás”.[xlvii]

VII

La experiencia histórica demostró que al iniciarse una gradual recuperación en 1994 muchas cuestiones quedarían aún por resolverse, ya que el nivel del PIB de 1989 solo se recuperaría en el 2004, pero se iniciaba un avance sin retrocesos, aún en medio de un recrudecimiento del bloqueo económico de Estados Unidos y también de la hostilidad de los gobiernos neoliberales de los países ex socialistas europeos, que presionaban constantemente para cobrar adeudos sin asumir la responsabilidad por los daños causados por la ruptura unilateral de convenios y contratos pactados.[xlviii]

Los primeros años del Período especial dejaron múltiples enseñanzas.

En general, las decisiones en los momentos más agudos de la crisis se adoptaron con rapidez, bajo la dirección del Comandante en Jefe, pero siempre se consultaron masivamente y se tomaron muy en cuenta las opiniones de la población.

No hubo improvisaciones, pues al producirse los cambios estuvo siempre presente la previsión de sus posibles efectos positivos y negativos, rectificándose ágilmente, cuando fue preciso, las medidas que no dieron los resultados esperados. Muchas de las decisiones adoptadas no tendrían un carácter irreversible y otras fueron consideradas concesiones temporales.

En lo económico,  ya desde entonces el modelo adoptado mantuvo el predominio de la propiedad estatal en la economía cubana, al tiempo que se abría un espacio a otras formas de propiedad social como las cooperativas en la agricultura y a esquemas no estatales como el trabajo por cuenta propia en un grupo de ocupaciones, así como la asociación con capital extranjero.

Este proceso fue acompañado por una mayor descentralización de la gestión de las empresas públicas y por el reconocimiento más amplio del mercado junto a una planificación centralizada más flexible.

Fue igualmente un proceso adaptado a las condiciones específicas de Cuba, si bien se estudiaron las experiencias de países como Vietnam y China.

Como han demostrado los análisis realizados por el gobierno cubano en los años más recientes, hoy se demandan cambios que permitan superar las insuficiencias del modelo económico cubano, propósitos  plasmados en la Conceptualización aprobada en el 2016.

En las actuales circunstancias, cuando se enfrenta una crisis económica internacional y se combaten los efectos de la COVID-19, las experiencias exitosas del Período especial resultan de un significativo valor y no deben ser ignoradas, especialmente en lo que se refiere al enfrentamiento a las situaciones más críticas.

BIBLIOGRAFIA

-Batista, Ricardo y Carmen Serrano (1997) “Neuropatía epidémica. Descripción clínicopatológica y epidemiológica” Revista Cubana de Medicina General Integral, La Habana, Nº 3, Mayo-Junio de 1997 en www.scielo.sld.cu

-Castro, Fidel (1995) “Discurso del Comandante en Jefe Fidel Castro en la clausura del Festival Internacional Juvenil Cuba Vive, el 6 de agosto de 1995” en www.cuba.cu

-Castro, Raúl (2013) “Raúl Castro: Orden Disciplina y Exigencia en la sociedad cubana, premisa indispensable para consolidar el avance de la actualización del modelo económico” julio 7 del 2013 en www.cubadebate.cu

-Elizalde, Rosa Miriam (1996) “Flores desechables. ¿Prostitución en Cuba? Editora Abril, La Habana, 1996.

-Espina, Mayra, Lucy Martín y Lilia Núñez (2001) “Reajuste económico y cambios socioculturales” Cuba Socialista Nº 21, 2001.

-INFOMED (2017) “La conjuntivitis hemorrágica en Cuba y en las Américas. Actualización” Temas de Salud. Vigilancia en Salud Pública, La Habana, junio 30 del 2017 en www.temas.sld.cu

-Rodríguez, José Luis (2015) “Cuba: A 25 años del inicio del Período especial” CUBAINFORMACION 19 de septiembre del 2015 en www.historico.cubainformacion.tv

-Alvarez, Elena y Jorge Mattar (Coordinadores) (2004) “Política social y reformas estructurales: Cuba a principios del siglo XXI” CEPAL, INIE, PNUD, México, 2004.

-CEPAL (2000) “La Economía Cubana. Reformas estructurales y desempeño en los noventa” Cepal, Asdi, Fondo de Cultura Económica, México, 2000.

-Comité Estatal de Estadísticas (CEE) (1991) “Anuario Estadístico de Cuba 1989” La Habana, 1991.

-Figueras, Miguel (1994) “Aspectos estructurales de la economía cubana” Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1994.

-Marquetti, Hiram (2002) “Industria manufacturera: principales etapas de su desarrollo” en Alfonso Casanova (Coordinador) Estructura Económica de Cuba Tomo II, Editorial Félix Varela, La Habana, 2002.

-Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) (2008) “Cuba. Indicadores seleccionados 1958-2008” La Habana, diciembre del 2008.

-Rodríguez, José Luis (1990) “Estrategia de desarrollo económico en Cuba” Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1990..

-Rodríguez, José Luis (1990a) “Aspectos económicos del proceso de rectificación” Cuba Socialista Nº 44, 1990.

-Rodríguez, José Luis (2011) “Las relaciones económicas entre Cuba y la antigua URSS: 1959-2009” en Notas sobre economía cubana Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello, Casa Editorial Ruth, La Habana, 2011.

[i] Ver Alvarez (2004).

[ii] Ver Batista (1997).

[iii] Ver Castro (2013).

[iv] Ver Castro (2013).

[v] Ver Castro (2013).

[vi] Ver Figueras (1994).

[vii] Ver Casanova (2004).

[viii] Ver Espina (2001).

[ix] Ver Elizalde (1996).

[x] Ver Castro (1995).

[xi] Ver Rodríguez (1990y 1990a); CEPAL (2000); CEE (1991) y ONE (2008).

[xii] Ver CEE (1991)

[xiii] Otros estimados sitúan este crecimiento entre 6,4 y 7,2% entre 1962 y 1985.

[xiv] Crecimientos en términos de producción bruta entre 1962 y 1988.

[xv] Ver CEE (1991).

[xvi] Ver Alvarez y Mattar (2004).

[xvii] Ver Espina (2001).

[xviii] Ver Batista (1997).

[xix] Ver CEE (1991).

[xx] Ver CEE (1991).

[xxi] Salvo que se indique otra cosa, la información para este análisis proviene de CEE (1991); ONE (2008); Figueras (1994) y Marquetti (2002).

[xxii] Sobre esto puede ampliarse en Unanue y Martínez (1989) y Jam (1989).

[xxiii] Ya el 28 de octubre de 1991 Boris Yeltsin como Presidente de Rusia había pronunciado un discurso en el Parlamento donde se establecía claramente el programa para el tránsito al capitalismo en Rusia y se obviaba la posibilidad de mantener la URSS. La disolución de la Unión Soviética en diciembre de 1991 dio lugar al surgimiento de la Comunidad de Estados Independientes. A partir de ese momento los vínculos económicos con Cuba debían negociarse con cada nueva república independiente que surgía.

[xxiv] Las contradicciones en el seno de la dirección soviética estallaron el 18 de agosto de 1991, cuando elementos reformistas encabezados por el vicepresidente Guennadi Yanaev, opuestos a las últimas decisiones que se estaban adoptando por Gorbachov y a las tendencias secesionistas de Yeltsin, trataron de revertir la situación mediante un golpe de estado. La mayoría de las personas que encabezaron este movimiento no estaban en contra de la transición al capitalismo, sino más bien se oponían a la forma en que la misma estaba transcurriendo. Este intento de frenar o cambiar el método de implantar la economía de mercado en la URSS fracasó al no contar con el apoyo de la población, ni del ejército. Como consecuencia directa de este acontecimiento, se ilegalizó el PCUS y se inició la fase final de disolución de la URSS

[xxv] Ver Casanova (2002).

[xxvi] Ver Rodríguez (1990)

[xxvii] Comité Estatal de Estadísticas  (1991).

[xxviii] Ver  Castro (2013).

[xxix] Ver CEPAL (2000).

[xxx] Estos cortes llegaron a ser de 12 horas diarias en muchas partes del país.

[xxxi] Ver Elizalde (1996).

[xxxii] Ver Castro (2004).

[xxxiii] Ver Batista y Serrano (1997). Esta situación condujo a la necesidad de distribuir masivamente complementos vitamínicos para la población.

[xxxiv] Ver INFOMED (2017).

[xxxv] Ver Castro (1995).

[xxxvi] Ver Castro (2013).

[xxxvii] El ejercicio del trabajo por cuenta propia fue autorizado por primera vez en 1978 mediante el Decreto Ley Nº 14, pero esta decisión fue prácticamente revertida en el proceso de Rectificación de Errores y Tendencias Negativas a partir de 1986.

[xxxviii] Ver Rodríguez (2004).

[xxxix] Ver Espina (1996)

[xl] Ver Batista (1997).

[xli] Ver Elizalde (1996).

[xlii] Ver Alvarez (2004).

[xliii] Ver Marquetti (2002).

[xliv] Otros estimados no oficiales lo ubican en torno a 0.50.

[xlv] Ver Espina et al (2001).

[xlvi] Ver Elizalde (1996).

[xlvii] Ver Castro (2013).

[xlviii] En el caso de Rusia, estas condiciones comenzaron a modificarse bajo el gobierno de Vladimir Putin a partir del año 2000. En el año 2013 se renegoció en condiciones favorables para nuestro país el pago de la deuda reclamada a Cuba por Rusia.