1

¿Qué es el fetichismo de las mercancías?



¿Qué es el fetichismo de las mercancías? Carlos L. Garrido 

Carlos L. Garrido

Algunos camaradas me pidieron que explicara el concepto de Marx del fetichismo de las mercancías, y con eso, las principales formas en que ha sido malinterpretado tanto por la academia burguesa dominante como por marxistas bien intencionados. La siguiente breve reflexión intenta hacer precisamente eso.
Marx comienza la sección cuatro del primer capítulo de El Capital diciendo que “una mercancía parece, a primera vista, una cosa muy trivial”; sin embargo, “su análisis muestra que es, en realidad, una cosa muy extraña, abundante en sutilezas metafísicas y resabios teológicos” (Marx, 71).  Puedo imaginarme a los economistas políticos de la burguesía leyendo esto en 1867 preguntándose “¿qué demonios tiene de ‘raro’ una mercancía”? y «¿qué demonios tiene que ver una mercancía, una categoría de economía política, con la metafísica y la teología?» Antes de analizar lo que Marx quiere decir, veamos algunas de las cosas que no quiere decir, pero que, como siempre, la gente piensa que está diciendo.

Hay algunas formas en que se malinterpreta el fetiche de las mercancías, pero la más común describe el fetichismo de las mercancías como una especie de «falsa conciencia» que se apodera de nosotros cuando participamos en el mercado; una especie de ‘ilusión’ que se produce cuando idealizamos los productos que consumimos, o los productos que nos encontramos ante la oportunidad de consumir. El fetiche de la mercancía se entiende aquí como una especie de conexión libidinal con los productos. Es como si uno pudiera ver Confessions of a Shopaholic y recibir el mismo mensaje que propone Marx en esta sección.

Esto no es, en mi opinión, lo que Marx quiere decir con el fetichismo de las mercancías. No es una ilusión que funciona como un filtro para distorsionar nuestra visión del mundo. Si ese fuera el caso, como señala Michael Heinrich, “la falsa conciencia debe desaparecer una vez que se hayan explicado las condiciones reales” (Heinrich, 71). Este no es, sin embargo, el caso. No nos hacemos inmunes a la ‘falsa conciencia’ del fetiche de la mercancía después de leer El Capital de Marx. En lugar de pensar en el fetiche de la mercancía como una experiencia subjetiva de «falsa conciencia», Marx sostiene que el fetiche está en el mundo mismo; que tiene una presencia objetiva en las relaciones sociales de la producción capitalista de mercancías.

Marx usa el ejemplo de la construcción de una mesa. Cuando la madera se convierte en una mesa, no hay ningún misterio presente. Tenemos una “cosa común, de todos los días” (Marx, 71). Sin embargo, “tan pronto como aparece como una mercancía, se transforma en algo trascendente” (Ibíd., cursiva mía). Nótese aquí cómo es muy explícito que es el objeto mismo el que se transforma en algo trascendente cuando se convierte en mercancía. No se trata, de nuevo, simplemente de una ilusión mental o de una falsa conciencia.

“El carácter místico de una mercancía”, seguirá diciendo Marx, “no se origina, por lo tanto, en su valor de uso” (Ibid). Si fuera simplemente el resultado del valor de uso del bien, todas las cosas, independientemente de si fueran mercancías o no, tendrían ‘sutilezas metafísicas y resabios teológicos’. En cambio, lo que hace que una mercancía sea tan extraña es la relación que convierte a un bien en una mercancía en primer lugar: su intercambiabilidad. Es aquí donde un bien se convierte en sinnlich übersinnliches ding (cosa extrasensorial sensible). Como dice Marx: “¿De dónde surge, entonces, el carácter enigmático del producto del trabajo, tan pronto como asume la forma de mercancías? Claramente de esta forma misma” (Ibid, 71-2).

Que un bien lleve un ‘valor de cambio’ significa que el tipo específico de trabajo y materiales concretos que fueron necesarios para crear ese bien han pasado a un segundo plano. Lo que importa en el valor de cambio no es el tipo de trabajo, sino el tiempo socialmente necesario que tarda ese trabajo en producir su producto. En esencia, formas de trabajo cualitativamente diferentes, que producen objetos con utilidades cualitativamente diferentes, se homogeneizan y son diferenciados solo cuantitativamente, es decir, por la cantidad de tiempo de trabajo socialmente necesario materializado en el trabajo. La homogeneización del elemento humano de la mercancía crea las condiciones donde “las relaciones sociales de los productores… y el carácter social de su trabajo” toma “la forma de una relación social entre productos” (Ibid, 72). La fuente humana de la mercancía desaparece, se absorbe y se metamorfosea en la cosa misma, apareciendo “como un carácter objetivo estampado en el producto” (Ibíd.). En la mercancía una “relación social definida entre hombres” asume “la forma fantástica de una relación entre cosas” (Ibid).

Una buena analogía de esta extraña relación puede encontrarse en el fetiche religioso, en el que las creaciones humanas (los Dioses) están desconectadas (en su ser y en sus cualidades) de sus creadores humanos. Las relaciones son vistas no como relaciones entre construcciones humanas, sino como relaciones entre “seres independientes dotados de vida” (Ibíd.). Un ejemplo destacado de este fenómeno se puede ver en la alienación religiosa que describe Ludwig Feuerbach en La Esencia del Cristianismo. No obstante, el punto es que debido a que este fetichismo que “se adhiere” a los “productos del trabajo, tan pronto como se producen como mercancías”, en un sistema de producción de mercancías, este fetiche tiene un carácter objetivo (Ibid).

Por ejemplo, en la película ‘ They Live ‘, el protagonista John Nada encuentra una caja de anteojos que, cuando se ponen, muestran el mensaje real detrás de los símbolos sociales (por ejemplo, el anuncio de vacaciones dice ‘reproducir y consumir’, el dólar dice ‘este es tu Dios’, etc.). En su reacción a la película, The Perverts Guide to Ideology de Slavoj Žižek, proporciona un análisis útil de estas “gafas de crítica de la ideología” que ayuda a nuestra comprensión de cómo se ha malinterpretado el fetiche de la mercancía. La ideología, afirma Žižek, generalmente se considera como un par de anteojos que distorsionan nuestra visión del mundo real. Por lo tanto, la crítica de la ideología se suele enmarcar como quitarse estas gafas, un acto que permite un compromiso espontáneo y directo con el mundo real. De manera similar, el malentendido central del fetiche de la mercancía es que es simplemente una ilusión que tenemos, una vez que eliminamos la ilusión de nuestra comprensión, el fetiche desaparece. Esta forma de pensar sobre la crítica de la ideología es, como señala Žižek, también ideológica.

En cambio, como muestra correctamente la película, la ideología está objetivamente en el mundo. La tarea de la crítica está más allá del sentido común y espontáneo. La crítica es una adición a menudo dolorosa que media entre nosotros y el mundo de tal manera que nos proporciona conocimientos sobre las limitaciones objetivas del mundo objetivo. El fetiche de la mercancía no es una visión distorsionada del mundo. No se ‘arregla’ a través de fáciles prácticas liberales de consumo; a través de saber dónde murió tu vaca y de dónde vinieron tus huevos. El fetiche de las mercancías es una realidad objetiva en un mundo dominado por la producción de mercancías. Se necesita crítica para ver esto, pero una revolución para cambiarlo.

Bibliografía

Karl Marx (1867), Capital vol. I, International Publishers (1974).

Michael Heinrich (2004), Introduction to the Three Volumes of Karl Marx’s Capital, Monthly Review (2012). 

Nota* También recomiendo encarecidamente leer el artículo de Thomas RIggins sobre el mismo tema, incluido como epílogo de su libro reciente, Reading the Classical Texts of Marxism, publicado por Midwestern Marx Publishing Press. 

Nota** Este articula fue publicado en ingles in Midwestern Marx, Monthly Review Online, Arkansas Worker, Orinoco Tribune, y Hampton Institute.

 

 

Biografía del autor: Carlos L. Garrido es un estudiante cubanoamericano de posgrado e instructor de filosofía en la Universidad del Sur de Illinois, Carbondale. Sus enfoques de investigación incluyen el marxismo, Hegel y el socialismo estadounidense de principios del siglo XIX. Su trabajo académico ha aparecido en Critical SociologyThe Journal of American Socialist Studies, y PeaceLand, and Bread. Junto con varios editores de The Journal of American Socialist Studies, Carlos está trabajando actualmente en una antología en serie del socialismo estadounidense. Su trabajo popular teórico y político ha aparecido en  Monthly Review OnlineCovertAction MagazineThe International Magazine, El Instituto Marx-Engels del PeruCountercurrentsJanata WeeklyHampton Institute, Orinoco TribuneWorkers TodayDelinkingElectronicanarchyFriends of Socialist ChinaAssociazione Svizerra-CubaArkansas Worker, Intervención y CoyunturaCommunions, China Environment News, Marxism-Leninism Today, y en Midwestern Marx, cual cofundo y donde se desempeña como miembro del consejo editorial. Como analista político con un enfoque en América Latina (especialmente Cuba) ha sido entrevistado por Russia Today y ha aparecido en docenas de entrevistas de radio en los EE. UU. y alrededor del mundo.